Arafat llama a la reanudación de la tregua mientras Israel continúa sus ataques

Israel previno este miércoles que sus «ataques selectivos» contra miembros de Hamas continuarán después de un nuevo ataque efectuado la víspera en la franja de Gaza, mientras que una reunión extraordinaria del gabinete palestino se celebraba en Gaza.

Por otra parte, soldados israelíes mataron a un adolescente palestino armado de un cuchillo en un retén militar cerca de la ciudad de Belén, en Cisjordania, según testigos palestinos y fuentes militares israelíes.

Con este deceso asciende a 3.432 el número de muertos desde el comienzo de la Intifada, a fines de septiembre de 2000, de los cuales 2.573 son palestinos y 798 israelíes.

En la franja de Gaza, helicópteros israelíes emprendieron un tercer ataque en cinco días y dispararon cohetes contra un automóvil en la localidad de Jabaliya matando a un civil palestino e hiriendo a otros 23.

El ataque estaba dirigido contra Wael Akilane y Jaled Masud, dos miembros de la Brigadas Ezzedin Al-Qassa, brazo armado de Hamas que sobrevivieron al ataque, según la organización.

«Nuestras operaciones de liquidación continuarán contra todos aquellos que están implicados en actividades terroristas, en la preparación de atentados o en disparos de cohetes», afirmó a la AFP un responsable israelí que pidió no ser identificado.

«Ningún terrorista puede esperar gozar de la mínima impunidad. Continuaremos actuando cuando y donde lo consideremos útil con todos los medios necesarios, hasta que la Autoridad palestina decida luchar contra los terroristas, como se había comprometido a hacerlo», advirtió el responsable.

El ministro de Vivienda, Effi Eitam, miembro del gabinete de seguridad afirmó por su parte a la radio militar que el Hamas y el Yihad islámico «son enemigos de todo proceso político futuro y constituyen una banda de asesinos, a los que hay que tratar como tales y como lo decidió el gabinete la semana pasada».

El ministro hacía alusión a una decisión adoptada luego del ataque suicida contra un autobús en Jerusalén que provocó 21 muertos y 130 heridos y que fue reivindicado por Hamas y el Yihad islámico.

Israel reinició los asesinatos dirigidos y la semana pasada en Gaza mató en un ataque con helicópteros a un jefe político de Hamas, Ismail Abú Chanab y a sus dos guardaespaldas, y a uno de los jefes militares del movimiento, Ahmed Chtauí, y otros tres militantes.

El ataque del martes fue condenado por el primer ministro palestino Mahmud Abbas que convocó a su gabinete para una reunión extraordinaria el miércoles en Gaza.

Tres puntos figuraban en la agenda de las reunión: el balance de las acciones del gobierno desde su instalación a fines de abril, la situación de la seguridad, y la reciente escalada militar israelí en el conflicto israelí-palestino, según las mismas fuente. Israel acusa a Abbas de no hacer nada para desmantelar a los grupos armados palestinos.

Por otra parte, el Movimiento de la Resistencia Islámica (HAMAS) ha instado encarecidamente a sus miembros a que no bajen la guardia, después de los últimos ataques israelíes que tuvieron como objetivo dirigentes políticos o militantes del grupo.

El portavoz de HAMAS, Abdel Aziz Rantis, y Ahmed Yasín, líder espiritual y fundador del grupo, permanecen en sus casas en Gaza y rara vez salen de ellas o emplean sus vehículos para desplazarse.

HAMAS también ha dado una serie de instrucciones para que sus militantes puedan eludir las operaciones de asesinato llevadas a cabo por el Ejército israelí y asegura que «todos los militantes y miembros deben considerarse objetivos del enemigo».

(EFE Y AFP)