Argentina llama a hacer ‘boicot’ y manifestantes continúan cortes

El diplomático advirtió que si el gobierno de Tabaré Vázquez no acepta una «solución negociada», su país aplicará un «amplio boicot» contra los intereses comerciales y financieros de Uruguay.

«Si no se puede negociar, vamos a tocar el sistema financiero y el sistema comercial, y a preparar un amplio boicot a la producción de plantas que contaminen. Vamos a ponernos en contacto con los ambientalistas de Europa y les vamos a hacer notar a los accionistas y a las entidades financieras las responsabilidades patrimoniales que puedan llegar a caberles», indicó en declaraciones al diario Perfil de Buenos Aires.

Estrada incluso aseguró que los representantes de Uruguay «dejaron plantados a los delegados argentinos» y no suministraron la información requerida en cuanto al tratamiento de efluentes líquidos de los emprendimientos. «Reclamamos información hace cinco meses y ya es difícil creer que va a llegar», apuntó. El funcionario consideró asombrosa la negativa de Uruguay de explicar la elección de la actual ubicación de las plantas, que a su criterio, es el «peor» lugar posible. Incluso vaticinó que el verano 2007-2008 estará «todo lleno de olor a huevo podrido».

Pero los dardos de Estrada incluso se dirigieron al propio presidente Vázquez y a su partido. «Los gobiernos socialistas nunca tuvieron preocupación ambiental, más bien todo lo contrario. Creer que los socialistas son ecologistas es un error. Lo que pasa es que como ambos visten informalmente, se dejan crecer la barba y a veces no se peinan, confunde», ironizó.

Fuentes del gobierno uruguayo consultadas por El País insistieron ayer en que se mantendrá un «perfil bajo» y que por el momento no está previsto responder esas declaraciones. Por otra parte, radio Sarandí informó que hoy podría darse una reunión entre el presidente Vázquez y los ministros Reinaldo Gargano (Relaciones Exteriores) y Héctor Lescano (Turismo), para analizar el enfrentamiento con Argentina.

CORTES. Más allá de las críticas a las papeleras, el funcionario argentino estimó que los bloqueos de los puentes binacionales son una mala estrategia «porque hacen que los uruguayos se abroquelen», se genera «bronca» y editoriales contrarias en los diarios. Pero las organizaciones ambientalistas lanzaron ayer repetidas advertencias. Anunciaron que enero será un mes de cortes y admitieron que pueden producirse incluso hechos de violencia. «El gobierno uruguayo no nos está tomando en serio y si se genera violencia será el responsable», advirtió a la Agence France Presse (AFP) Alejandro Graham, de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú.

Graham precisó que el «bloqueo turístico» incluirá cortes de ruta programados en las fechas de recambio de turistas durante todo el verano, pero también bloqueos sorpresivos. Los voceros aseguraron que incluso hay «familias autoconvocadas» que quieren instalarse durante 15 días con «sus carpas» para impedir el tránsito de turistas. Los ambientalistas creen que están protagonizando una lucha de «un elefante contra una hormiga», pero para «peor de males el elefante es corrupto, que son en este caso las empresas del Uruguay, que todo lo compran».

En declaraciones recogidas por AFP, el ministro del Interior argentino Aníbal Fernández asegura que su gobierno «instruyó» a Gendarmería para garantizar el libre tránsito en los puentes internacionales. De todas formas, reconoció que el gobierno de su país «no tiene otro remedio» que acompañar el reclamo de los pobladores de Gualeguaychú.