Argentina pagará su deuda al Club de París.

Argentina cancelará con reservas monetarias del Banco Central la deuda que mantiene con el Club de París, valuada en unos US$ 6.706 millones, anunció sorpresivamente ayer la presidenta Cristina Fernández, en un acto rodeada de empresarios al celebrarse el Día de la Industria. «Instruyo al ministro de Economía (Carlos Fernández) para que utilizando las reservas de libre disponibilidad del Banco Central cancele la deuda del Club de París», dijo la mandataria en un discurso durante un acto en la Casa Rosada. Fernández sostuvo que «la fecha de corte de la deuda con el Club de París tiene la edad de la democracia y el 45% de esa deuda inclusive es anterior al 10 de diciembre de 1983», en referencia a la recuperación democrática tras la última dictadura (1976-83).
La mandataria dijo en su mensaje que seis países representan el 87% de la deuda, en particular Alemania, además de Japón, Holanda, Italia, España y Estados Unidos.
Ante los directivos de las mayores asociaciones empresariales del país, Fernández aseguró que la cancelación de los débitos con el Club de París, organismo financiero integrado por 19 países desarrollados, «reafirma la voluntad de pago de los compromisos financieros de la Argentina».
La presidenta argentina sostuvo que esa deuda es una «de las más genuinas porque prefinancia exportaciones, no es deuda de carácter financiero, y su última reestructuración data de 1991 y 1992».
Fernández justificó la decisión al sostener que «la economía argentina no sólo necesita generar riqueza y trabajo, sino también confianza».
Las calificadoras de riesgo Standard & Poor’s y Moody’s habían bajado el mes pasado la nota a la deuda Argentina, debido a los temores de que el país ingresara en una nueva cesación de pagos, como sucedió en 2001, como producto de la inestabilidad política y económica generada por el prolongado con-tlicto con el campo, y tras la emisión de deuda a tasas de interés excesivamente altas (más de 14%), adquiridas por el gobierno venezolano de Hugo Chávez.

RECOMPOSICIÓN. En el marco de la política de desendeudamiento impulsada por el ex presidente Néstor Kirchner (2003/07), Argentina puso fin en marzo de 2005 al «default» de bonos en mora por US$ 81.800 millones, mediante un sistema de canje, con grandes quitas, que logró la adhesión de 76,15% de los acreedores.
El resto de la deuda impaga quedó congelada por el rechazo de bo-nistas de adherir al canje propuesto por Argentina con una quita porcentual de 50% a 75%.
Además, en enero de 2006, Argentina canceló por anticipado su deuda con el FMI por US$ 9.500 millones con reservas del Banco Central, que alcanzan los US$ 47.000 millones. (AFP y Redacción)