Argentina presenta hoy oferta por deuda

Todas las miradas estarán puestas hoy en el ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna, cuando presentará aquí los lineamientos de la oferta de reestructuración de la gigantesca deuda con los acreedores privados, de U$S 102.000 millones, en mora. «La negociación con los acreedores privados será incluso más importante que la llevada a cabo con el FMI», dijo ayer el presidente del Banco Central de Argentina, Alfonso Prat Gay, en una reunión con inversionistas en Dubai, donde se celebra la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. PUNTO DE PARTIDA. El titular del BCRA confirmó que esa negociación tendrá su punto de partida hoy, con la presentación por el ministro de la esperada propuesta del gobierno a los tenedores de deuda argentina, que suman unos 70.000 en el mundo entero. La propuesta formal a los tenedores de bonos, que Lavagna mismo ha reconocido no será de su agrado, será lanzada dos días después de que el FMI aprobara un acuerdo por tres años con Argentina, por U$S 12.500 millones. Las metas principales de ese acuerdo para 2004 son: inflación de 7% a 11%; crecimiento del PIB de 4%; superávit fiscal primario de 3% del PIB; crecimiento de reservas de U$S 14.000 millones a U$S 15.600; fortalecimiento del sistema bancario y reducción del impuesto al cheque; renegociación de los contratos con los concesionarios de los servicios públicos, sin cronograma de aumentos de tarifas; y reforma tributaria. Según el titular del Banco Central, este «es un buen acuerdo», y «sienta las bases para poder abrir las negociaciones con los acreedores privados». «Ha habido quizá acuerdos más fuertes, pero no es un mal acuerdo», insistió Prat Gay, destacando que es «inusual», porque fue aprobado incluso antes de que se abrieran las negociaciones con los acreedores privados. «Esas negociaciones (con los tenedores de bonos) son más trascendentes incluso que las que se realizaron con el FMI, por la importancia de la suma» en juego, insistió. METAS. Explicó que por eso en el acuerdo con el FMI hay cifras de la meta de ahorro fiscal sólo para 2004, para que la oferta tenga en cuenta la evolución del crecimiento, que es la prioridad del gobierno de Néstor Kirchner. La meta de superávit fiscal primario es de 3% del Producto Interno Bruto el año próximo, pero no se fija un número para 2005 y 2006. Habría sido «una mala receta» si Argentina hubiese definido otras metas de ahorro fiscal, sin antes alcanzar un acuerdo con los acreedores privados, subrayó Prat Gay. Por su parte, algunos representantes de los acreedores privados se preparan a su vez para escuchar el lunes la propuesta que les hará Lavagna. Uno de ellos, el inversionista alemán Stefan Engelsben, se reunió el sábado por la noche en Dubai con el secretario de Hacienda argentino, Guillermo Nielsen, en un encuentro que calificó de «amistoso». «No esperamos grandes sorpresas en la oferta. Lo importante va a venir después, en los contactos y negociaciones posteriores», dijo Engelsben, quién también participará en la reunión de hoy.