Argentina sale en defensa del canje de deuda

Así lo señala Bielsa en una carta enviada y publicada este miércoles en el diario «Financial Times», en respuesta a un artículo de Martin Wolf, del pasado mes de enero, en el que se pedía una posición más firme del Fondo Monetario Internacional (FMI) frente a Argentina.

Según el ministro, considerar la renegociación de la deuda como un caso aislado es, «o ignorancia, o mala fe». En su misiva, Bielsa recalca que no es verdad que su país no haga un esfuerzo suficiente en materia fiscal, o que le falte una solución creíble a los problemas del sistema bancario.

«Uno de los elementos notables de la recuperación de Argentina es una destacada mejora de las cuentas públicas, como resultado de un aumento de los ingresos y de la estabilidad en los niveles del gasto público en relación con el producto interior bruto», subraya. Para él, un esfuerzo mayor en materia fiscal supondría ignorar la realidad social de Argentina, donde hay un 15 por ciento de paro. El ministro recalca la determinación del Gobierno de Argentina de liderar al país hacia un crecimiento sostenido con inclusión social.

El temporal

Argentina ha recibido órdenes judiciales de inhibición temporal sobre todos sus bienes diplomáticos en Estados Unidos y aun cuando espera tener éxito en los procesos de apelaciones considera que los próximos tres meses «serán muy complicados», dijo el martes el embajador argentino José Octavio Bordón. «Esto es como en las tormentas: Cuando uno está por entrar o salir se siente más turbulencia», dijo. «Igual va a pasar con esos abogados, porque cuanto más cerca se esté de una solución más duros y más activos se van a poner con nosotros».

Bordón, ex gobernador de la provincia de Mendoza y ex candidato presidencial, dijo que los bienes inhibidos en Estados Unidos a petición de tenedores de valores de la deuda argentina llegaban «con suerte» a unos US$ 20 millones. «Eso no es nada», declaró en el Club de la Prensa Nacional, mencionando como referencia los casi US$ 90.000 millones de la deuda privada que el gobierno del presidente Néstor Kirchner está tratando de renegociar con desesperados tenedores de bonos en cesación de pago.

Bordón habló de las dificultades argentinas durante una charla sobre las nuevas relaciones entre América Latina y Estados Unidos y la posibilidad de que Washington pudiera pensar en la implementación de una suerte de «nuevo Plan Marshall» para ayudar al desarrollo regional, como lo había hecho con Europa al concluir la Segunda Guerra Mundial.

Dijo que después de las privatizaciones, los bienes argentinos se redujeron a lo más indispensable en el exterior. «El 90 por ciento de los edificios argentinos fuera de nuestro país son edificios diplomáticos», dijo.

Luego de las acciones judiciales de inhibición, el gobierno argentino no puede disponer de esos bienes, pero las funciones de las oficinas seguían desarrollándose con normalidad. Bordón indicó que esos edificios, por estar amparados por tratados internacionales, incluido el de la Convención de Viena, serán otra vez controlados por el gobierno argentino al concluir las apelaciones que ya han sido incoadas en los tribunales correspondientes.

No pudo, sin embargo, adelantar una fecha en que podría empezar a conocerse las decisiones de las apelaciones.

(Agencias)