Argentina y Brasil se protegen de oferta textil y calzado chino

En las próximas semanas habrá instancias entre el gobierno y los empresarios textiles y de calzado y este tema volverá a estar sobre la mesa, dado que Uruguay no ha adoptado restricciones a las importaciones asiáticas dejando intactos los aranceles.

Sin embargo, en Argentina se especula con hacer un planteo conjunto en el Mercosur para frenar la invasión de productos chinos. En tanto los industriales brasileños del calzado hicieron saber a sus pares locales su intención de hacer un planteo conjunto, dejando trascender que su gobierno también trabaja en esa línea, dijeron a El País fuentes del sector privado.

DECISIÓN. El gobierno brasileño anunció la semana pasada que elevará de 20% a 35% el arancel para la importación de calzados y confecciones para proteger su industria del avance de productos chinos y dejó picando hacer lo mismo con textiles.

También la semana pasada la administración Kirchner reveló que pedirá a su par china una reunión extraordinaria para evaluar la marcha del comercio bilateral, como consecuencia de la aceleración del déficit comercial de Argentina con el gigante asiático.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía, dijo que la intención es que China abra más su mercado interno para paliar el déficit antes que poner trabas a las importaciones desde ese origen.

El diario Ámbito Financiero informó el jueves pasado que si Argentina no encuentra eco en su reclamo, el gobierno podría emitir algún informe ante la Organización Mundial de Comercio. También reveló que se «podría trabajar en conjunto con el gobierno de Lula da Silva para que en nombre del Mercosur se tomen medidas restrictivas a las importaciones de ese origen», sostuvo el diario.

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, justificó la decisión de elevar a 35% el arancel a la importación de calzados y confecciones tras reunirse con otros secretarios de Estado en la Cámara de Comercio Exterior. «Fue una medida ante la percepción de que hay una competencia desleal en ciertos sectores y que por ello tenemos que proteger nuestra industria», dijo Mantega.

Brasil mantuvo el arancel de 20% a las importaciones de textiles en un marco creciente de quejas de la industria de ese país por la pérdida de competitividad ante la oferta china.

La decisión de Brasil será elevada al Mercosur en mayo descartándose que no haya oposición del resto del bloque. La medida brasileña deja a Uruguay con un arancel de 20% en medio de los dos socios principales del bloque con sus tasas elevadas a 35%. «Sería bueno que Uruguay hiciera lo mismo. No detendría la importación pero daría un poco más de aire a la producción local», dijo a El País el secretario de la Cámara del Calzado, Daniel Tournier.

El directivo reveló que sus pares brasileños ya les hablaron de hacer un planteo común con Uruguay para defender al sector. Tournier dijo que a pesar de tener hasta ahora el mismo arancel, el precio promedio del calzado chino que entra a ese mercado es superior al de Uruguay debido a que en Brasil también existen barreras no arancelarias que encarecen el producto.

En Uruguay el precio promedio de productos chinos -que explican el 79% de la importación- oscila entre U$S 2 y U$S 2,16; en Brasil es el doble. «En la mayoría de los países el precio es el doble o más que en Uruguay», dijo Tournier.