Artefactos de bajo consumo pagarán menos impuestos

El ministro de Industria, Energía y Minería, Daniel Martínez dijo ayer tras el Consejo de Ministros, que en la ley de eficiencia energética «va haber certificación, acreditación de unos aparatos que van a tener menos impuestos que otros que son los menos eficientes desde el punto de vista energético».

Por su parte, el designado director de Energía, Ramón Méndez Galain, dijo a El País que el proyecto de ley será un «enorme paraguas» al cual a través de decretos reglamentarios se le dará el «contenido práctico».

Uno de esos decretos establecerá el standard de calidad de los electrodomésticos y gasodomésticos etiquetados. Méndez señaló que durante el año entrante probablemente esté completado el etiquetado de calefones y heladeras.

Se etiquetarán según su eficiencia energética, y en cierto plazo se prohibirá la venta de los electrodomésticos que no tengan etiqueta A, que serán aquellos más eficientes.

Méndez señaló que para tomar la decisión «habrá que negociar con los importadores y dar un plazo prudencial de adecuación».

AHORRO. En tanto, esta semana habrá reuniones entre la Dirección de Energía (DNE) y los Ministerios para establecer metas de ahorro energético.

El futuro director de Energía aclaró que «en este contexto es necesario el ahorro, que no es lo mismo que la eficiencia que es utilizar mejor la energía de forma permanente.

Méndez había anunciado el sábado en El País que una comisión integrada por la DNE, la Unidad de Reguladora de Servicios de Energía y Agua y UTE estudia los mecanismos para establecer penalizaciones. Para ello se debe trabajar con metas para cada organismo adecuándose las necesidades y el crecimiento de sus actividades porque «el Estado creció».

Con esas penalizaciones sería posible establecer algún mecanismo de premios, para aquellos privados que efectivamente ahorren energía.

En la segunda quincena de enero el gobierno puso en marcha el Plan de Ahorro, que es obligatorio para el sector público y voluntario para el privado. En enero y febrero se constató que el sector público aumentó su consumo en vez de ahorrar.

Según Méndez el Estado «tiene que dar el ejemplo. Es un mensaje hacia la gente, para que si puede apagar una luz o cambiar una lámpara incandescente por una de bajo consumo se sienta motivada a hacerlo».

El tema se trató ayer en el Consejo de Ministros y fue «muy bien recibido por todos los ministros y el presidente (Tabaré Vázquez)», dijo el designado jerarca.

Para el ministro de Industria, Energía y Minería «en base al resultado de estos ahorros y en lo que sea el comportamiento de la pluviometría, seguiremos estudiando medidas que eventualmente pueden llegar a ser, volver a llamar a la ciudadanía a un ahorro voluntario o eventualmente premiando el ahorro, pero que el primer paso es que el propio Estado logre ahorros».

El experto en temas energéticos y secretario ejecutivo de la Asociación de Grandes Consumidores de Energía Industrial, José Luis Pou, dijo a El País que hay un «problema grande» para satisfacer la demanda porque la economía sigue creciendo a niveles muy fuertes. Según Pou, las posibilidades de cortes de energía existen y no pueden ser descartados con el panorama de generación actual.

Las medidas de racionalización del uso de energía, dijo Pou, van en la buena dirección pero serían insuficientes para atenuar los problemas que enfrenta el país en el corto plazo.

Según Martínez, la posibilidad de aplicar cortes de energía programados «sería una tercerísima etapa» (sic). De todas maneras, aclaró que «hoy la situación no es dramática».

Martínez agregó que «pese a que hubo aumento de consumo, (…) tenemos mayor respaldo que las situaciones críticas que tuvimos en 2004 y 2005.

EFICIENCIA. El proyecto de ley abrirá la puerta «a incentivos económicos» para adoptar la eficiencia energética, dijo el designado director de Energía.

A modo de ejemplo, Méndez dijo que a quien fabrique insumos que favorezcan la eficiencia energética se le podría dar alguna exoneración impositiva.

Además, se negociará con las Intendencias que haya «reducciones en la contribución inmobiliaria» para aquellas casas que se construyan pensadas para aprovechar mejor la energía, agregó.

El designado funcionario es optimista respecto a que en un mes se pueda estar enviando el proyecto de ley al Parlamento. Muchos de los decretos reglamentarios está «conceptualmente» definidos, señaló.

El proyecto también incluirá los llamados Bonos de Eficiencia Energética, que se van a poder «comercializar en el mercado (de valores)», dijo Méndez.

El futuro jerarca explicó cómo funcionarán esos bonos. «Cada empresa que distribuya energía -Ancap, UTE, las de supergás, Gaseba, Conecta- tiene que comprometerse cada año a ser 0,25% más eficiente en el uso de energía», indicó.

«Si no logra (esa meta) tiene que salir a comprar bonos. Si un privado instala algo que ayude a la eficiencia o mejora su eficiencia puede venderle a UTE por ejemplo, esos bonos», agregó Méndez.

Otro aspecto que se establecerá a través del proyecto y sus decretos reglamentarios, es la coordinación con el Ministerio de Transporte e Intendencias para mejorar el uso del combustible en el transporte.

También se prevé que a través de la Dirección de Energía se realicen visitas a empresas «con finalidad pedagógica» para «hacer propuestas para mejorar la eficiencia en el uso de la energía del lugar», dijo Méndez.