Asamblea anexa grupos uruguayos a la ofensiva

El activista Alfredo De Angelis confirmó ayer a El País que la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú conformará una «asamblea binacional» junto a los grupos ambientalistas que operan en Colonia y Soriano. Ello ocurre mientras el conflicto ingresa, en la percepción del gobierno uruguayo, en un momento de «congelamiento» debido a las posturas más duras del gobierno argentino. De hecho, no se viaja con muchas expectativas a la próxima reunión de los grupos técnicos que se celebrará en Nueva York los próximos 30 y 31 de julio. La razón es que Argentina insistirá con la «relocalización» de la planta de Botnia, algo que Uruguay ni siquiera está dispuesto a discutir.

Asamblea binacional. «Días atrás llegaron al corte ciudadanos uruguayos dispuestos a integrar un movimiento que procure detener la instalación de las plantas de celulosa», confirmó ayer a El País el dirigente Alfredo De Angelis.

De Angelis viajó en al menos dos ocasiones entre el mes pasado y este para consolidar las alianzas con grupos de activistas uruguayos. Luego, dirigentes uruguayos viajaron al campamento de Arroyo Verde para concretar estos acuerdos.

El activista entrerriano indicó que los dirigentes Carlos Vico y Hugo Vivanco, son representantes de los grupos que se vienen formando en Carmelo y Conchillas, así como del grupo que en pueblo Agraciada se opone a la instalación de la planta de Isusa, grupo que ha realizado cortes de ruta en una modalidad similar a la de los asambleístas argentinos.

«Está todo dispuesto para formalizar una gran asamblea binacional, como ocurre con paraguayos y argentinos por Yaciretá», aseguró De Angelis. Agregó que la idea es que los grupos coordinados actúen como una «tenaza» en ambas márgenes del río.

Anoche los activistas se disponían a votar formalmente en su reunión regular la incorporación de los grupos uruguayos.

La idea es comenzar con acciones en territorio uruguayo en un plazo de pocas semanas, en la medida en que se aproxima la fecha para la puesta en marcha de la planta de Botnia.

«Relocalización». Argentina insistirá en este planteo con energía, según publicó ayer el matutino La Nación, citando altas fuentes de Cancillería.

A este lado del río, la idea es rechazada. «La palabra `relocalización` no está en nuestro léxico», dijo a El País el subsecretario de Medio Ambiente, Jaime Igorra. «Lo que podemos decir en esta fecha tan especial para los uruguayos (por el aniversario del triunfo celeste en Maracaná) es que como dijo el Negro Jefe: `los de afuera son de palo`, y que la planta comienza a funcionar generando energía y celulosa. Y digo energía en primer lugar, porque es algo muy importante para nosotros en este momento», apuntó Igorra.

La planta de la empresa finlandesa viene realizando pruebas en tanto que la obra ha superado ya el 95% de su ejecución. Según las estimaciones, el complejo industrial estaría en condiciones de comenzar a producir a partir de octubre. Los técnicos darán luz verde una vez que todo el cronograma de pruebas esté completado. El 28 de octubre serán las elecciones nacionales en Argentina.