Aseguran suministro de gas; precio puede subir

El director de Energía, Ramón Méndez -que participó de la reunión ayer en Argentina- dijo a El País que la negociación fue «muy buena» pero que «no hay ninguna solución» sobre el aumento de las retenciones a las exportaciones de gas de Argentina aunque «hay un par de puntas» que se seguirán analizando.

El funcionario agregó que «hay algún camino para que no se trasladen a tarifas» las retenciones que aplica Argentina a la exportación de gas, pero no hay una solución.

De todas maneras, se acordó que «esto tiene que estar resuelto en una semana», para, en el caso de que no se llegue a una solución, tener definido el aumento de tarifas a partir de mayo, explicó Méndez.

El gobierno apostará todas sus baterías en la negociación con Argentina para lograr que el aumento de las retenciones no encarezca las tarifas de gas, y de ser necesario habrá reuniones entre los ministros del área, señaló.

Méndez no quiso entrar en el detalle de por donde pasan esos «caminos» que podrían impedir un ajuste de tarifas.

La buena noticia de la reunión de ayer provino por el lado del suministro.

«Argentina está en una situación aún más difícil que el año pasado (para poder abastecerse de gas), pero aclararon que el sector residencial (de Uruguay) no se va a tocar, se va a seguir teniendo el suministro necesario», afirmó el director de Energía. En Montevideo hay unos 45.000 clientes de gas por cañería.

De todas maneras, el gas que viene hacia las industrias sí podría recibir interrupciones. Esto es porque en Argentina, cuando se debe cortar el suministro, se realiza primero a las empresas.

TARIFAS. El presidente de Petrobras Uruguay -accionista mayoritario de Montevideo Gas y Conecta los dos distribuidores de gas por cañería-, Clovis Correa, había dicho a El País que la empresa presentó una propuesta de ajuste de tarifas de 15% para los hogares y de 30% para las empresas.

Eso se basa en que desde principios de abril Argentina impuso detracciones de 100% a las exportaciones de gas y fijó de hecho como precio de las ventas externas el valor más alto de producción en ese país.

Según Correa, si no se ajusta la tarifa se registrarían pérdidas para la empresa por cerca de US$ 400.000 mensuales.

Por su parte, el director de Metzen y Sena, Alejandro Barreto, dijo a El País que no se piensa cerrar la empresa a pesar del aumento en el precio del gas y que confía que el gobierno acepte algunas de las alternativas manejadas por la compañía para sortear sus dificultades en el corto plazo.

Sostuvo que no hay «ninguna» posibilidad de reconvertir la matriz energética basada en el gas como ya hicieron otras industrias en base al uso de leña, de menor costo.

OTROS COMBUSTIBLES. De cara al invierno, cuando se produce una mayor demanda de electricidad y de supergás, Ancap «trabajó mucho en asegurar el abastecimiento», destacó ayer a El País su presidente, Raúl Sendic.

El jerarca afirmó que habrá suficiente gas licuado de petróleo -con el que se produce supergás- y gasoil, «previendo un mayor consumo de UTE», que utiliza a pleno su parque térmico.

En estos días, UTE no utiliza las represas del Río Negro para tener agua en el invierno.