Asesores de candidatos enfrentan posiciones

Los que más veces combatieron en una conferencia dictada ayer fueron el asesor de Tabaré Vázquez, Walter Cancela, y el de Guillermo Stirling, el director de Planeamiento y Presupuesto, Ariel Davrieux, aunque —más nuevo en estas lides— el referente económico de Jorge Larrañaga, Washington Ribeiro, también atacó a dos frentes.

Cuando tocó hablar del respeto a los contratos, Cancela abrió con las refinanciaciones de deuda y dijo que son ‘negativas’ y! que además de ocasionar ‘un riesgo moral’ al inversor, van en contra ‘de la construcción de un país productivo’.

Ni bien tomó la palabra Davrieux remarcó la contradicción entre lo dicho por Cancela y cómo actúa la bancada parlamentaria de izquierda. Sostuvo que si bien la dirigencia del Frente Amplio logró desactivar los proyectos de suspensión de ejecuciones, dio sus votos a la iniciativa del organismo que se encargaría de la recuperación de activos de los bancos quebrados y del República.

Luego Cancela pisó fuerte y dijo que la izquierda no presentó ningún proyecto de refinanciación y acusó que las únicas leyes que conoció fueron obra de los partidos tradicionales. ‘El problema del endeudamiento no se arregla con refinanciaciones o suspensión de ejecuciones sino con capitalización y buenas expectativas de crecimiento’, remarcó Cancela. Recordó además que la aprobación general del proyecto impulsado por AEBU y las gremiales agropecuarias fue también acompañ! ado por el Partido Nacional.

Ribeiro desligó a su partido de esta iniciativa y ratificó el ‘rechazo’ a las refinanciaciones. Dijo que Larrañaga promovió un proyecto en 2002 pero hoy ‘la situación es distinta’ debido a la reactivación.

AGUA. El llamado plebiscito del agua también sirvió para el debate y mientras Davrieux reiteró que se trata de ‘una modificación a las reglas de juego’, Cancela sorprendió afirmando que ‘aumenta la seguridad jurídica’.

Sostuvo su postura de que los contratos firmados con los concesionarios predominan sobre la Constitución, por lo que permanecerían vigentes. Además reiteró que la norma ‘no inhibe’ la participación de privados en las tareas de saneamiento y agua potable, ya que podrán prestar servicios al Estado y no directamente a los usuarios. Puso como ejemplo el trabajo de saneamiento que lleva adelante la Intendencia de Montevideo, donde el servicio lo da la comuna pero se contrata obras con privados.

Ribeiro ! dijo que los servicios de saneamiento y agua potable ‘es una función que el Estado debe ejercer’ ya que a los privados no le resulta rentable, especialmente en las zonas menos pobladas y sostuvo que la financiación podría venir de los organismos internacionales, como transmitieron sus representantes al candidato blanco en su gira por Washington.