Astori advirtió y Vázquez mandó parar.

La bancada oficalista congeló solución legal al tema del endeudamiento, tras la intervención del primer mandatario.

La advertencia del ministro de Economía, Danilo Astori, al presidente Tabaré Vázquez respecto a que no aceptaba soluciones legislativas para el tema del endeudamiento, y que las iniciativas podían afectar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), obligó al primer mandatario a volver a terciar en la interna a favor del líder de Asamblea Uruguay y ordenó parar las disidencias de la bancada oficialista.

Vázquez exigió la unificación de los posturas en el partido de gobierno y reclamó que el tema del endeudamiento se encare por la vía administrativa.

El resultado de la intervención del mandatario llevó a la bancada de senadores a congelar los proyectos de suspensión de ejecuciones promovidos por el integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP), Jorge Saravia y encomendar al Ejecutivo a realizar las gestiones necesarias para evitar que se concreten remates.

Además, los legisladores instalarán una comisión multipartidaria en la que los deudores plantearán sus problemas, y los parlamentarios le entregarán un formulario para presentarlo en los juzgados.

Paralelamente, la comisión institucional conformada por los ministerios de Economía, Ganadería y bancos oficiales, deberán determinar en un plazo no superior a los 45 días, el criterio que se llevarán en las negociaciones individuales de cada uno de los deudores.

En los hechos, la bancada y el Poder Ejecutivo acordaron la instrumentación de distintos ámbitos de negociación, para inten- tar prorrogar las fechas de los remates.

Si bien el Ministerio de Economía instruirá a los directores de los bancos oficiales y gestionados a posponer las ejecuciones, desde el Banco Central se instará a las instituciones privadas a mantener el mismo criterio. En las gestiones que realizará el Ejecutivo, no están contempladas las deudas con prestamistas.

Por su parte, Saravia aceptó el acuerdo pero estimó que en un plazo de aproximadamente 30 días, la solución por la vía legislativa podría partir del propio presidente Vázquez o por el descongelamiento de sus iniciativas, al revelar su escepticismo a la solución que arribó la bancada. No obstante, se consideró «triunfador» por lograr que el tema del endeudamiento ingresara en el debate público.

CONTACTO. Ante la ofensiva desatada por el MPP, Astori mantuvo una conversación con Vázquez poco antes de partir rumbo a Japón para asistir a la reunión del BID, en la que le reiteró su postura y le expuso las consecuencias que podría tener frente a los organismos internacionales, la eventual ley de suspensión de ejecuciones. El jerarca entendió además que con los proyectos del MPP se desautorizaba su figura, según aseguraron a El País fuentes del gobierno.

La advertencia de Astori, llevó a Vázquez a intervenir. A través del vicepresidente, Rodolfo Nin Novoa, trasmitió a la bancada su posición. Nin Novoa destacó en la reunión de la víspera, que las iniciativas podían hacer peligrar las negociaciones con el FMI, y que el Ejecutivo no aprobaba la instrumentación de una ley, indicaron las fuentes.

Para alinear a su sector, concurrió a la sesión el ministro de Ganadería, José Mujica, quien respaldó la solución administrativa para el tema del endeudamiento.

Pese al acuerdo, integrantes de la bancada y Mujica admitieron que el diferendo que se produjo por el tema del endeudamiento, surgió por la falta de «comunicación» que existe entre el Ejecutivo y el Parlamento, como así entre los miembros de la nueva administración. Indicaron que la incomunicación se tradujo además en la falta de conocimiento de los legisladores sobre los alcances de las negociaciones con el FMI. Las fuentes destacaron que Astori suspendió en cuatro oportunidades su comparecencia ante la Agrupación Parlamentaria.

HACIENDA. Mientras tanto, en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes, los legisladores del Frente Amplio se negaron a votar un proyecto impulsado por los blancos para suspender las ejecuciones por un período de 90 días, e incluso algunos de ellos se pronunció en favor de una solución administrativa, estudiando caso por caso.

En la sesión, los diputados de la oposición, los nacionalistas Julio Cardozo y Jorge Gandini, el colorado José Amorín y el independiente Ivan Posada, plantearon la necesidad de que hubiera un pronunciamiento claro de la comisión respecto a una minuta de comunicación al Ejecutivo para suspender las ejecuciones. Empero, los seis votos de los diputados oficialistas impidió el pronunciamiento.

Finalmente se decidió convocar al ministro de Economía, Danilo Astori, para el 27 de abril.