Astori anunció que iniciaron negociaciones para operar un canje de deuda de U$S 2.200:

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, anunció ayer jueves, que se ha iniciado un proceso de negociación de “canje de deuda” con el objetivo de “reperfilar” el actual endeudamiento externo de Uruguay, con el fin de “sacar presión” sobre las cuentas públicas provenientes de los servicios de deuda que el país debe pagar anualmente. Además, de esta forma se procura mejorar la relación deuda sobre Producto Bruto Interno (PBI). En estas negociaciones el país busca trasladar bonos de deuda que vencen en los primeros años de la próxima década y trasladar vencimiento sobre los años 2030.

Uruguay inició ayer una de, sus mayores negociaciones de “canje de deuda” voluntaria”, proceso que durará hasta el próximo viernes 27 de octubre, día en que se conocerá el exacto éxito de la operación.
Visiblemente optimista, el ministro Astori anunció el hecho e hizo algunos comentarios a la prensa rodeado del núcleo principal del equipo económico, Subsecretario Mario Bergara y Jefe de la Asesoría Macroeconómica, Fernando Lorenzo y de los responsables de la Oficina de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas, Carlos Sténeri y Azucena Arbeleche.

Destacando que actualmente el riesgo país está en los mismos niveles de 2001, cuando el país tenía el “grado inversor” de las calificadoras, “ha llegado el momento de “reperfilar” deuda con inversores voluntarios de mediano plazo, adelantando el pago de parte de la misma con nuevos bonos con vencimiento en los años 30 de este siglo.

A fines de junio, el endeudamiento bruto del país ascendía a U$S 11.464 millones que equivalía al 80% del actual PBI del país. De esa deuda, el 90,6% corresponde al sector público no financiero y financiero, mientras que U$S 1.077 millones pertenecen al sector privado.
A esa fecha, el endeudamiento del país era de U$S 4.674 millones con acreedores oficiales (FMI, Banco Mundial, BID y gobiernos extranjeros), lo que equivale al 40,8% del total. Cabe consignar, que es en este sector donde se ubica la “deuda condicionada”, concretamente con el FMI y que sería aproximadamente la mitad, deuda a la que apunta Astori dejar cancelada antes de finalizar el actual período de gobierno.
A su vez, los acreedores privados (deuda voluntaria, denominada así porque los compradores de títulos uruguayos no ponen condicionamiento más allá del objetivo de rentabilidad que persiguen) han prestado a nuestro país U$S 6.356 millones.
Según los últimos datos divulgados por el Banco Central, en el plazo de los próximos cinco años vencen U$S 3.021millones.

Disminuir el peso de la deuda
Con el anuncio ministerial se dio a conocer que el canje de deuda se hará por dos series de bonos que se colocarán con vencimiento sobre los años 30, tanto en dólares como en Unidades Indexadas, que serían ofrecidas en canje por las series 16 y 32 a quienes acepten voluntariamente tomar los nuevos papeles.
La idea del equipo económico sería dejar sin complicaciones de vencimientos al menos a las dos administraciones de gobiernos siguientes a la actual, disminuir el peso de los servicios, en opinión del ministro.

Para Astori despejar los vencimientos de corto y mediano plazo son claves para poder administrar mejor la situación financiera del país y se dotaría de un peso mayor a la deuda soberana por sobre la condicionada.

Seguramente, no se logre canjear los U$S 2.200 millones en su totalidad, pero quienes no acepten el canje tendrán la seguridad de ver cumplidos sus plazos, pero se espera que sea un grupo muy menor de bonistas quienes tomen este camino. Además, quienes acepten el canje recibirán estímulos (premios) con mejora en las tasas que oscilarán en 1,25% y 0,75% en dólares y 0,5% en euros.

El gobierno está en condiciones de ampliar dos series que permitirán reunir los U$S 50 millones que serán utilizados para apoyar la operación.
Obviamente no se dio información sobre las condiciones y otros aspectos de las negociaciones, porque hacen a datos que no pueden ser relevados previamente por restricciones de las normas del mercado norteamericano, lugar donde se llevan a cabo las operaciones de deuda.
Si dejo claro el ministro, que se trata de seguir mejorando el perfil de endeudamiento y luego enfatizó su “valoración negativa” sobre la “deuda condicionada” con el FMI, con quien “se negociará de forma amigable”.
Por otra parte, el ministro aclaró que con este canje la “deuda neta” (deuda bruto menos activos de reserva del BCU) no sufre modificaciones, aunque admitió que el endeudamiento bruto se expandirá, desde un análisis “dinámico”.
Enfatizó, que lo más importante en el corto plazo es “disminuir la relación deuda sobre producto”.
Respecto a la escala de premios que se dará a los que tomen los nuevos títulos, la palabra fue del jefe de la Oficina de Deuda en Estados Unidos, economista Carlos Sténeri, que oscilará en los porcentajes que dimos líneas arriba.
Sí quedo claro, que quienes estén interesados en permutar bonos en dólares por los nominados Unidades Indexadas no podrán hacerlo directamente, debido a que las normativas del mercado de Nueva York no lo permiten, si podrán recurrir al mercado secundario.
También se aclaró, que en la opinión del equipo económico el monto de bonistas que no tomen el canje “será manejable” en el corto plazo.
Finalizó aclarando Astori, que “no hay riesgo” de concentración de deuda para el año 2036.