Astori bajó los decibeles a las fricciones internas del gobierno

Apenas desembarcó en Montevideo tras un viaje que lo llevó desde Japón a Estados Unidos para negociar asistencia financiera de los organismos multilaterales de crédito el ministro de Economía, Danilo Astori, le bajó los decibeles a las fricciones surgidas al interior del gobierno por una serie de propuestas —como la suspensión de ejecuciones y la fijación de precios de la canasta básica— a las que él se opone, por lo cual fue duramente criticado por algunos sectores frenteamplistas.

«Las contradicciones se pueden dar en el seno de cualquier gobierno, en el seno de cualquier tarea humana. Lo importante es estar unidos por un proyecto. El gobierno está unido en torno a un proyecto de transformación y nosotros estamos, obviamente, a disposición de ese proyecto y dispuestos a trabajar intensamente y con mucha humildad, para poner lo mejor de nosotros mismos al servicio del resultado global», sostuvo Astori en un intento por ponerle paños fríos a la recalentada interna oficialista.

El ministro anunció que hoy le informará al presidente Vázquez de los resultados de su gira y también concertará un encuentro con la agrupación parlamentaria de la coalición para limar asperezas. Astori se mostró muy complacido del resultado de sus negociaciones con el FMI, el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). «Pudimos llegar a coincidencias con el FMI en los temas pendientes, entre ellos el resultado fiscal y el acceso a los recursos», dijo, al tiempo que anunció que hoy el directorio del FMI recibirá un informe preliminar del acuerdo logrado por los técnicos de ambas partes. Se estima que el acuerdo por tres años será aprobado en la segunda quincena de mayo.

Astori también repasó los entendimientos alcanzados con el BM y el BID que serán aprobados en junio y agosto respectivamente por un monto de asistencia cercano a los U$S 2 mil millones entre los dos organismos. El gobierno se comprometió con el FMI a alcanzar un superávit primario —resultado de las cuentas públicas antes del pago de la deuda externa— del 3,5% en 2005 y un déficit fiscal global de 1%. Para finales de 2006 se estima un superávit primario de 3,7% y el mantenimiento del déficit fiscal en el 1%.

LIMITACIONES. Pese a las buenas nuevas subrayó las restricciones financieras que enfrenta el país y recordó que no alcanzará el período de gobierno para «hacer lo que tenemos que hacer».

«Vamos a tener un proceso con importantes restricciones, el país esta muy endeudado», dijo el ministro, que aclaró que «a medida que vaya avanzando el tiempo esas restricciones esperamos que vayan disminuyendo».

Astori enfatizó que «al principio no vamos a disponer de todos los recursos que necesitaríamos para atender las necesidades del país. Porque las necesidades son múltiples y los recursos son muy escasos», por ello dijo que en el Presupuesto el gasto se orientará «hacia objetivos que son indiscutibles para el país, por ejemplo: mejorar la salud, la educación , la vivienda y la seguridad social».