Astori destacó un crecimiento en comercio e industria informática.

Con el gobierno del presidente Tabaré Vázquez, «hemos buscado equilibrar las relaciones laborales, con un acceso equitativo de los trabajadores a los frutos del crecimiento, por un objetivo que persigue el equilibrio social como un seguro para la estabilidad política», dijo.

El candidato señaló la importancia del comercio y los servicios en la creación de empleos, y dijo que un segundo gobierno de izquierda reglamentará el artículo 67 de la Constitución que ampara el derecho de huelga, y que actualizará la Ley de los Consejos de Salarios.

El contador Astori asistió ayer al segundo seminario «El Frente Escucha», que se realiza en la Torre de los Profesionales, como «un espacio de diálogo para escuchar propuestas de todos los sectores sociales», según explicó su coordinador, el profesor Enrique Rubio.

Ayer articipó Alfonso Varela, de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), y Alvaro Lamé, de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI). Además asistió el intendente Ricardo Erlich, y Eleazar De León, de la Comisión de Programa del Frente Amplio, junto a académicos, legisladores y el presidente del FA, Jorge Brovetto. «Es muy útil e importante para nosotros que nos aporten propuestas porque ya estamos trabajando en la definición de políticas públicas y en las decisiones de gobierno», agradeció Astori tras escuchar a los gremialistas empersariales Alonso y Lamé.

«Compartimos la relevancia de discutir e intercambiar ideas», agregó el vicepresidenciable, quien luego de escuchar un planteo empresarial se dijo dispuesto a analizar una eventual adaptación de la Ley de Promoción de Inversiones, para atender al sector informático.

Señaló que Uruguay está primero en el indicador de prosperidad de América Latina, por encima de Brasil y Chile, y anunció que un segundo gobierno de izquierda aumentará la banda ancha, y que abocará recursos para conectar a un mayor número de compatriotas.

«Uruguay debe hacer un esfuerzo para modernizar la educación en contenido y resultado», advirtió Astori. Un país pequeño debe apostar a producir con calidad, ya que en cantidad tiene competidores fuertes, explicó. «Tenemos que abrirnos a la región y al mundo», dijo. Astori consideró necesaria aprobar «una legislación sectorial» para el sector informático que, según dijo, podría aportar tecnologías que «acorten plazos de trámites y mejoren los resultados» con la reforma del Estado, y el desarrollo del llamado «gobierno electrónico».

La incorporación de tecnología permitirá «mejorar la atención del usuario», concluyó.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), Alfonso Varela, recordó que su entidad tiene 142 años, representa a 120 gremiales empresariales, que son unas 15 mil empresas que emplean 810 mil personas, e inciden en el 60% del PBI.

En tanto sector, «somos el mayor empleador del país», remarcó Varela, quien explicó que por mandato estatutario es defensor del Estado de Derecho y de la economía de mercado, y además, representante de empresas que en un 93% emplean a menos de diez personas.

En su calidad de gremialista empresarial, dijo que el mercado laboral fue sobregulado en los últimos años, y que los patronos están desprotegidos ante el ejercicio del derecho de huelga que todavía no ha sido reglamentado, y cuestionó la Ley de Consejos de Salarios.

Abogó por aplicar criterios de selección por capacidad en las empresas públicas al igual que en las privadas, cuestionó la incidencia del Estado en la actividad económico y criticó el tiempo que insumen los trámites y las gestiones para instalar nuevos emprendimientos.

Opinó que debería aplicarse una regla fiscal según la cual el gasto público tenga un tope, así como planteó reducir el costo del Estado y reclamó la derogación de impuestos, pero coincidió con la fórmula en abrir acciones de las empresas públicas al mercado de valores.