Astori dijo que sostendrá una economía abierta con énfasis en las exportaciones

Astori calificó de “espíritu loable y compartible” el que impulsó las declaraciones de Mujica, a quien no identificó, en el sentido de desarrollar primero el mercado interno, “porque alude a la necesidad de crear empleo, a la necesidad de mejorar las oportunidades de trabajo que hay en el país”.

Agregó que “según me he enterado, (Mujica se refiere) a otro aspecto que comparto, que es no olvidar que aunque pequeño, aquí hay un mercado interno que tiene que jugar su papel (en la economía), pero no tengo la menor duda de que precisamente la mejor manera de movilizar el mercado interno es con un gran comportamiento exportador”.

“Ese gran desempeño exportador tiene que ser una prioridad fundamental para el país, y creo que cometeríamos un error muy serio si pretendiéramos cerrar la economía uruguaya”, abogó.

Explicó que “una cosa es cerrar la economía, aspecto que constituiría, repito, un gravísimo error, y otra cosa es utilizar todos los instrumentos a los cuales estamos habilitados”.

Sugirió que se pueden utilizar “desde precios de referencia, hasta los límites admitidos por la Organización Mundial de Comercio, los procedimientos de denuncia y combate a las prácticas de ‘dumping’” (métodos desleales de comercio, con precios de venta debajo de los costos de producción), instrumentos que afirmó no han sido usados bien.

Mujica lanzó una ofensiva en los últimos días de la semana pasada sobre cómo debería ser manejada la economía en el futuro. “La macroeconomía tiene que crear la atmósfera pero no genera valor, genera condiciones; el valor lo genera la micro o mesoeconomía, es decir las líneas sectoriales que tengo que tener para que tal sector se revuelva”, dijo, al tiempo que admitió que postula a la titularidad de un ministerio de la Producción.

“Yo estoy embretado porque no puedo poner aranceles como en 1966, pero tengo que apelar al recurso antiguo del Estado”: cuando alguien le dice que debe importar ajo, Mujica dijo que le responde que no, pero “el tipo jode, insiste, y yo le digo: ‘bueno, traé un contenedor’, pero cuando lo va a buscar a la aduana le falta un sellito, le falta esto o lo otro”, y no le deja introducir lo importado. “Pero para el mundo soy liberal”, consolidó.

Expuso que “en lugar de gastar tres pares de zapatos, gastaremos uno, pero como cuesta más caro va a haber que hacerle poner media suela (en lugar de comprar otro nuevo), y va a haber un viejo, que hoy está al pedo, que se revolverá remendando los zapatos”.

Astori defendió que esas “son herramientas que maneja el Ministerio de Economía, no dependen ni van a depender de otro ministerio”.

“Tenemos un programa único en el que vamos a estar todos comprometidos”, cerró con contundencia.

Dijo que “hay una larguísima, abundantísima evidencia empírica, aplastante, que indica que los países a los cuales les ha ido mejor económicamente son aquéllos que tienen un mejor coeficiente de exportación en relación al producto” bruto interno.

Anticipó que procurará aumentar la inversión del actual 12% a alrededor del 20% del PBI, con un clima favorable manteniendo las reglas de juego y respetando los contratos, se manifestó contrario a la decisión del actual gobierno sobre la reestatización de los servicios de agua, y admitió que podría haber un Ministerio de la Producción, integrado por varias secretarías, de Industria, Ganadería, y Turismo.

Astori afirmó que hoy se reuniría con el representante residente del Fondo Monetario Internacional, Andreas Bauer, pero ni en la oficina de éste, ni en la del futuro ministro, ni en el hotel Presidente donde funciona el gobierno electo, sabían nada del encuentro.