Astori enfrenta hoy una prueba de fuego por reforma tributaria

La oposición, con el miembro interpelante a la cabeza, Iván Posada, del Partido Independiente, disparará sus baterías en sentido contrario: dirá que es regresiva porque, a partir de su aplicación en 2007, castigará a la clase media ya que el Impuesto a la Renta debería contemplar montos no imponibles superiores y porque se incluyen aportes patronales en sectores de la producción que hoy están exonerados.

La defensa oficialista recordará que este esquema fiscal fue una de las propuestas que contenía el programa de gobierno del Frente Amplio, mientras que la oposición cuestionará la extensión del IVA, la carga tributaria a los jubilados y marcará la necesidad de aumentar la cantidad de dinero que puede ser descontada de aportes del agro y la industria.

El diputado frenteamplista Alfredo Asti, de Asamblea Uruguay, dijo ayer a El País que el ministro y el proyecto de reforma tributaria, que ahora se encuentra a consideración del Senado, tienen el respaldo de la bancada oficialista. Sin embargo, El País supo que 14 diputados pidieron licencia, lo que se debe a matices que mantienen con el texto y, también, a la campaña electoral por las elecciones internas que la coalición celebra el domingo.

Astori hará énfasis en los objetivos que entiende persigue el texto reformista: equidad, eficiencia, y desarrollo de experiencias productivas en el agro y la industria. Destacará la redistribución de la carga impositiva a través de gravámenes y tasas, y la sustitución de un impuesto a los salarios (IRP) por uno que grava las rentas que recibe una persona (IRPF).

También se referirá a los futuros cambios que el texto recibirá en los próximos años, sobre todo en lo que tiene que ver con los guarismos de algunos tributos, las franjas que el IRPF establece para los activos y los pasivos, y la posibilidad de descontar sumas mayores de dinero al momento de pagar los impuestos. Asti destacó que según las estimaciones oficiales, el 80% de la población pagará menos con este nuevo sistema fiscal, el 10% no verá alterada su actual situación, mientras que el 10% más rico de la sociedad verá incrementada la carga fiscal. «Es parte de la política de redistribución del gobierno, que se complementa con políticas sociales y el plan de salud», afirmó.

LA OTRA TRIBUNA. Si bien Iván Posada es el miembro interpelante, algunos diputados de los partidos Nacional y Colorado también lanzarán sus dardos contra Astori y la reforma. Posada enumerará una serie de perjuicios que pueden enfrentar quienes tributen el IRPF y los sectores que deban pagar a partir de 2007 un aporte patronal de 7,5% de su renta.

Manifestó que su partido es proclive a la instrumentación del IRPF, pero que las franjas de los mínimos no imponibles a los activos deben ser superiores a los proyectados. Considera que esto perjudicará a la sociedad uruguaya, que en su mayoría pertenece a extractos medios.

En tanto, por el Partido Colorado, el diputado José Amorín manifestará la posición contraria del partido ante la instrumentación del IRPF y cuestionará «las incoherencias» del proyecto. Desde tiendas blancas, los diputados José C. Cardoso, Jorge Gandini y Carlos González Alvarez fustigarán la extensión del IVA a productos actualmente no gravados y la decisión de que las jubilaciones también paguen por el IRPF. Exigirán, además, la caída de las tasas del IVA si sube la recaudación.

La reforma fiscal es resistida por varias agrupaciones que verán incrementada la actual presión fiscal: la Asociación Rural, la Federación Rural y la Cámara de Industrias, entre otros, por tener que pagar un 7,5% de su renta al BPS por aportes patronales.