Astori explicó al FMI el proyecto de país del EP-FA

El equipo económico del gobierno electo transmitió ayer a una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) su compromiso de iniciar a partir del 1º de marzo un proceso de reformas estructurales orientadas a reforzar el crecimiento que viene experimentando la economía y a fomentar un clima propicio para la inversión privada, ya que considera que éstos son retos fundamentales para abatir los niveles de pobreza y desempleo.
En tal sentido, se comunicó al FMI que las principales políticas a adoptar estarán dirigidas a especializar productivamente al país, a instrumentar una profunda reforma en el Estado, a transformar el sistema tributario y a vincular al sistema financiero con la inversión productiva.

Estos anuncios fueron realizados por el futuro ministro de Economía, Danilo Astori, a una comitiva del FMI encabezada por Andrew Wolfe durante una reunión de dos horas que se llevó a cabo en la sede del Frente Amplio.

La delegación del Fondo inició ayer en Montevideo, donde permanecerá hasta el 16, la séptima y última revisión del programa stand-by de Uruguay con el organismo.

En el encuentro participaron además los otros cuatro profesionales que integrarán los puestos medulares en el esquema financiero del nuevo gobierno y que están trabajando activamente en la confección del programa que se firmará con el organismo en abril de 2005: Mario Bergara (subsecretario de Economía),Walter Cancela (presidente del Banco Central), Fernando Lorenzo (jefe de la asesoría macroeconómica del Ministerio de Economía) y Carlos Viera (director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto).

Al término del encuentro, Wolfe afirmó que “quedó muy claro” que el nuevo gobierno proyectará las reformas partiendo “del equilibrio fiscal, para dar confianza en el país” Añadió que también en la reunión se precisó que el gran objetivo es combatir la pobreza, a través de un plan de emergencia que básicamente contará con financiamiento de los organismos internacionales.

Por su parte, Astori dijo se expuso a la delegación del FMI conceptos relacionados con las acciones que “a nuestro juicio el país necesita” para sostener el crecimiento. “No fue una reunión para buscar coincidencias ni discrepancias. Tampoco hablamos sobre metas. Subrayamos que la nueva administración asumirá una conducta fiscal muy prolija, porque sabemos que es la única manera que Uruguay podrá resolver sus problemas”, afirmó.

En la reunión se estableció un calendario de encuentros, que se iniciarán en enero, orientados a acordar un nuevo programa.

Viera, por su parte destacó que fue “una reunión cordial. No se negoció nada, pero se pudo percibir que el FMI tiene expectativas muy positivas respecto al desempeño del nuevo gobierno”, afirmó.