Astori fue recibido con una lluvia de críticas

Ayer, al comparecer ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, el ministro de Economía Danilo Astori recibió cuestionamientos sobre algunas normas referentes a la regularización de funcionarios públicos, denuncias de persecución política por parte del gobierno de izquierda, malestar por la creación de cargos de confianza, quejas por el aumento destinado a los policías e interrogantes sobre el presupuesto destinado a la Educación Pública.

En la sesión, el diputado blanco Jorge Gandini cuestionó el artículo 7, que autoriza al Ejecutivo a contratar funcionarios que ya trabajan para el Estado pero no están regularizados. Gandini planteó que el Estado contate a los que considere necesarios, pero sostuvo que una simple autorización otorga poderes “discrecionales”.

“De ninguna manera le doy autorización a un Poder Ejecutivo que se caracteriza por persecución ideológica de sus funcionarios”, dijo el diputado, en referencia a las denuncias que los blancos han hecho en los últimos meses.

Una de las mayores polémicas surgió luego que el director de la Oficina Nacional de Servicio Civil Miguel Toma aludió al “caos” que existe en la administración.

El colorado José Amorín tomó la palabra y recordó que Toma fue funcionario de confianza del Ministerio de Salud Pública (MSP) en el gobierno anterior y le preguntó su opinión sobre las Comisiones de Apoyo que funcionan bajo la órbita del MSP.

Toma respondió que no era “conducente” la pregunta, a lo que Amorín respondió: “Eso lo decidimos nosotros. Usted puede contestar o no”.


Salario policial y cargos. Más adelante, el diputado herrerista Jaime Trobo fue quien tomó la palabra y planteó utilizar parte de una partida de $ 500 millones destinados a aumentos salariales del Ministerio de Economía para mejorar los sueldos policiales. Según los blancos, los policías recibirán $ 130, que con una redistribución podrían ser $ 500.

El equipo económico rechazó esa propuesta. Astori respondió que su propuesta “es la que contiene el Presupuesto”, y acotó que la evolución de las retribuciones del Ministerio del Interior “es una de las mejores de la administración central”. De la partida de $500 millones, $ 497 millones son para la DGI, explicó.

Astori también recibió críticas por la creación de cargos de confianza. El herrerista José Carlos Cardoso recordó que “en la pasada administración se crearon 136 cargos de confianza y ahora se instaurarán 35 cargos más en los ministerios de Defensa, Salud y Presidencia, a lo que se agrega la autorización de crear dos cargos de asesores por ministerio con sueldos de $ 20 mil”.

El diputado oficialista Carlos Gamou (Movimiento de Participación Popular-MPP) respondió que los cargos se crearon para “terminar con la pléyade de contratos de obras de las administraciones pasadas en los que aparecían hermanos y primos de dirigentes políticos”.

El 4,5%. Otro tema que estuvo en la reunión fue el presupuesto destinado para la educación pública. Gandini mencionó declaraciones del ministro de Educación y Cultura, Jorge Brovetto, que dijo que la ley presupuestal “garantiza el 4,5% del PBI para la educación pública” y que esa garantía cuenta con la firma del presidente Tabaré Vázquez y todos los ministros.

“Le pregunto a usted que está acá para que me reitere si está garantizado con su firma ese 4,5%. Si es así, votamos su presupuesto, sino, votamos el de ANEP y la Universidad”, dijo Gandini. “El que está sentado acá es el ministro de Economía. Cuando venga el de Educación pregúnteselo”, respondió Astori, palabras más, palabras menos. “Pero el ministro de Educación lo involucró en su respuesta”, retrucó Gandini. Y Astori respondió: “Mi respuesta ya la di. El artículo 386 es una norma programática que establece una meta para alcanzar el 4,5%”.