Astori garantizó que al cabo del período de gobierno será eliminado el déficit fiscal

 Astori realizó una pormenorizada exposición sobre el Presupuesto quinquenal durante el Consejo de Ministros abierto realizado ayer en Pando.
Sostuvo que hasta ahora «el Presupuesto fue una acumulación desordenada de autorizaciones para gastar» pero eso se terminará porque a su criterio el instrumento es «la expresión financiera del programa de gobierno».
Aclaró que la confección del plan quinquenal está supeditada «al país heredado» que describió como «fortísimamente endeudado y dependiente de los organismos internacionales acreedores» en el que se padece una grave crisis social de desigualdad, exclusión y graves problemas cuantitativos y cualitativos a nivel de empleos.
Advirtió que el objetivo es terminar con la pobreza pero los resultados no se apreciarán en lo inmediato.
Afirmó que la única manera de «invertir el funcionamiento perverso de la trasmisión de la pobreza» es la inversión productiva.
«Si pensáramos en gastar para resolver los problemas trascendentales nos frustraríamos porque no podríamos tener acuerdos con los acreedores y eso impediría acceder al mercado internacional de crédito, generaríamos desconfianza, inestabilidad, y sufriríamos un impacto negativo», manifestó.
Astori consideró que la primera etapa es «inyectar confianza y estabilizar la economía» para acceder al crédito del que no se puede prescindir.
«En el comienzo del período debemos respetar las restricciones para ir generando mayor posibilidad de trabajo, margen de maniobra y flexibilidad a la hora de utilizar los recursos», explicó.
Astori dijo que la prioridad en la asignación de recursos la tendrán salud, educación, seguridad pública e infraestructura a todo nivel.
Señaló que actualmente tres cuartas partes del Presupuesto se destinan a salarios, pasividades y deuda pública.
El ministro se comprometió a aumentar, al cabo del quinquenio, un 28% (U$S 500 millones) los recursos destinados a los ministerios, justicia, educación y organismos de contralor. Indicó, asimismo, que en 2005 el Presupuesto fue incrementado en U$S 100 millones.

LOS CRITERIOS
Responsabilidad fiscal. No puede haber contradicciones entre los ejecutores a la hora de utilizar los recursos y el Ministerio de Economía en el momento de proveerlos.

Rendiciones de Cuentas para corregir errores sobre la marcha «y no fiestas de clientela política como hasta ahora».

Abatimiento de la deuda flotante del Estado con los proveedores y profundizar la centralización de compras para obtener mejores precios.

Mejor asignación de recursos humanos distribuyéndolos a lo largo y ancho del Estado. Transparencia en las formas de ingreso a la función pública.

Premio al ahorro de recursos permitiendo a las unidades ejecutoras su uso en los períodos siguientes con destino a inversión y capacitación.

Habilitar transferencia de recursos entre las unidades ejecutoras.

Transparencia en el uso de los dineros públicos con divulgación y permiso de acceso a todos los gastos del Estado.

LAS OCHO DIFERENCIAS DEL PRESUPUESTO
1.- «El enfoque global a la hora de elaborar el Presupuesto, algo totalmente distinto a lo ocurrido hasta ahora en el país».
2.- «Plan de Emergencia en el que se invertirán U$S 200 millones. Una diferencia fundamental con el pasado».
3.- «El Presupuesto contiene recuperación real de salarios y pasividades y no deterioro real como ocurrió hasta ahora».
4.- «Las prioridades son en Salud, Educación, Seguridad Pública e Infraestructura».
5.- «Importancia asignada a la inversión pública que comenzará con un ritmo modesto del 10% el año próximo pero irá creciendo».
6.- «Importancia crucial a la disminución del endeudamiento. Dentro de cinco años se pagará menos por intereses y la deuda representará un 30% menos del Producto. Actualmente la relación es del 90%».
7.- «Todo se hará sin ajuste fiscal, sin ponerle impuestos a la gente, una historia repetida durante décadas. El primer gobierno que no hace un ajuste fiscal es el que recibe al país más endeudado de la historia».
8.- «Vamos a evitar la trilogía letal del atraso cambiario, déficit fiscal y la deuda para financiar el déficit. Vamos a terminar el período de gobierno con las cuentas equilibradas, sin déficit fiscal. Esto no ocurre en el país desde hace muchísimo tiempo».