Astori negó que mercados vean mal que se cancele programa con el FMI.

El ministro dijo ayer a Telemundo y La Red del Interior que el mercado verá como un signo de «fortaleza» que Uruguay deje de tener un programa con el FMI y dará mayor «independencia» a la política económica. Astori no adhirió a la tesis que mantener un acuerdo con el FMI es bien visto en el mercado y que existe riesgo en que se cambie la política económica. «Está bien visto cancelar los programas con el FMI», afirmó el ministro a El País.

Astori dijo que todavía no está decidida la forma en que se seguirá con el FMI cuando se pueda cancelar la deuda.

Uruguay tiene hoy un programa por el cual paga deudas y recibe desembolsos por el 60% de lo que amortiza. El FMI le propuso ir a un programa donde no haga uso de los desembolsos pero siga pagando la deuda.

El lunes Astori habló sobre un programa de monitoreo que sería similar al que tuvo el país antes de la crisis de 2002. En ese caso el tendría a disposición fondos en casos de contingencia.

En ese caso el FMI sigue supervisando la marcha de la economía pero no existe un programa entre las partes. Sería el mismo modelo que eligió Brasil luego de cancelar su deuda.

En los mercados se espera que Uruguay siga manteniendo una política fiscal y monetaria seria igual que la administración Lula, cuando se logre cancelar con el FMI, dicen en el entorno del ministro Astori.

El ministro dijo que se está evaluando la ingeniería para que una cancelación genere el mayor ahorro financiero. Cuando este año se adelantaron pagos de 2007 por U$S 916 millones se amortizó tramos de obligaciones con las tasas más caras que eran de 8,2% (U$S 630 millones) y 7,2% (U$S 270 millones) a plazos cortos.

El ministro reconoció que se logró bajar las tasas con el FMI y que se debe estudiar los recursos con que cancelará con él. La tasa promedio de la deuda con el FMI es 6,5% lo que sigue siendo caro, dado que es a dos años de plazo. Uruguay podría obtener una tasa menor por una colocación a ese mismo plazo, dijeron a El País fuentes técnicas de gobierno.

FISCAL. Astori dijo a El País que las cifras fiscales siguen «en línea» con la meta de superávit primario -antes del pago de intereses- de 3,7% del PIB para este año. Las últimas mediciones reflejaron una porcentaje inferior. Reconoció que los costos mayores a los previstos por la sequía demandan un esfuerzo fiscal.

Durante el lanzamiento de la Guía de Exportadores, Astori dijo que las exportación crecerán a un nivel «récord» de entre 16% y 17% real en 2006, superando la barrera de U$S 5.000 millones entre bienes y servicios. Este año se llegará a un nivel récord en materia de inversiones y en 2007 se podrá alcanzará el nivel máximo de 20% del PIB. Hasta setiembre las importaciones de maquinarias y equipos crecieron más de 20% sin contar a las planta de celulosa, destacó Astori. Las ventas externas de servicios marcarán «un hito» con un monto de U$S 1.500 millones, sostuvo.

El ministro dijo que el gobierno quiere una «economía abierta» y que «no se ponga límites» por integrar el Mercosur. Destacó los avances en las negociaciones con Estados Unidos, India y China.

El presidente de la Unión de Exportadores, Daniel Soloducho, se quejó por la alteración de las reglas de juego y dijo que conoce «más de un caso» de empresas que aplazaron su inversión en el país por el fenómeno de las ocupaciones, como lo afecta a él en su empresa Dancotex.