Astori no descarta intervenciones en el mercado cambiario

El futuro ministro de Economía, Danilo Astori, dejó abierta ayer la posibilidad de que haya intervenciones en el mercado de cambios si se ve afectada la capacidad de competencia del país y remarcó que el «objetivo» para 2005 será «reducir» la inflación en dólares.

Las afirmaciones de Astori se dan en un contexto de presión a la baja del dólar en el que el Banco Central está comprando divisas en el mercado para inyectar pesos a la plaza.

Cuando se le preguntó sobre estas acciones, el próximo titular de Economía dijo que «no hay que descartar intervenciones de este tipo en función del interés nacional». Acto seguido dejó entrever que más allá de que se mantendrá la actual política monetaria, el gobierno no quedará pasivo si la evolución del mercado tiene una incidencia negativa sobre la economía. «Los objetivos de la política económica son múltiples. Está el de mantener la inflación a raya y también está el de mantener a buen nivel la competitividad de la producción nacional», dijo Astori.

Para atender estos objetivos, remarcó, «hay que manejar con flexibilidad los diferentes instrumentos de los que se dispone».

Astori reiteró ayer entrevistado por radio El Espectador, que no existe atraso cambiario —lo que afectaría la capacidad de competencia de los exportadores— pero adelantó que se buscará tener una inflación en dólares menor a la registrada en 2004, que se situó en 16%. A pesar de esto, sostuvo que la baja del dólar en el mundo y el efecto en Uruguay de esto, es un «fenómeno a seguir muy de cerca». La inflacion en dólares es mayor si los precios domésticos suben más que la divisa, lo que pasó en 2004.

Pese a esto no hubo atraso cambiario dado que el tipo de cambio real —comparado con el de los mercados con los que comercia el país— siguió relativamente alto de acuerdo con los niveles históricos.

Para reducir la inflación en dólares la divisa debería caer menos o estabilizarse en relación a la inflación que el proximo equipo económico prevé que esté entre 5,5% y 7,5%.

Esta política debería también tomar en cuenta cómo afectó la baja del dólar a la capacidad de pago de la deuda, ya que se necesitan menos pesos para comprar los dólares en que están nominadas las obligaciones.

Esto se tomó en cuenta en los análisis que realizó la semana pasada el próximo equipo económico cuando se reunió con una delegación del Fondo Monetario Internacional.