Astori pidió cautela a legisladores frentistas al discutir la reforma

Ante diputados y senadores oficialistas Astori recordó que de cerca de 80 mil productores rurales sólo se presentaron 13 casos para pagar el impuesto a la renta creado en el gobierno blanco y eliminado en 1974. Un relevamiento efectuado por El País entre los legisladores presentes en la reunión de la agrupación parlamentaria de gobierno de ayer mostró que existe una opinión general favorable a los cambios que se introdujeron al borrador original, y que se dispone de poco margen fiscal para mejorar el proyecto.

Los legisladores plantearon que no se bajen las tasas del Impuesto al Patrimonio de las Personas Físicas como se establece en el proyecto y que se fijen tasas progresivas al Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que se cobre a las utilidades por alquileres. El proyecto prevé que la renta de alquileres como las demás rentas de capital —intereses, regalías, etcétera— paguen una tasa única de 10%. Fuentes parlamentarias dijeron que el Movimiento de Participación Popular pedirá que la unificación de aportes patronales sea separada del proyecto de reforma tributaria y tenga un tratamiento especial.

MINIMO. Cuando se mencionó la posibilidad de subir el monto mínimo no imponible de IRPF —hoy en $ 7.410— los representantes de Economía arguyeron que la deducción del aporte previsional y de salud más los gastos en atención médica de los hijos menores suben de hecho esa cifra. El equipo económico manejó ejemplos donde el mínimo se eleva en varios miles de pesos, a la vez que advirtieron que hay «un límite» marcado por la imposibilidad de perder recaudación.

Astori reiteró que la aplicación del nuevo proyecto generará una baja en los ingresos estatales de U$S 72,9 millones que se compensará con la «mejora en la actividad económica» y la mayor eficiencia en la administración tributaria. En el encuentro se destacó que existía un compromiso de bajar el IVA a 21% que no pudo ser concretado en el proyecto. En el borrador presentado en noviembre se preveía una baja de 23% a 21% pero el proyecto incluyó una reducción a 22% como forma de financiar las deducciones al pago del IRPF. Cada punto de IVA representa más de U$s 50 millones.

Citando el crecimiento del 23,4% en la actividad industrial, Astori exhibió su optimismo en que «lo antes posible» se pueda bajar la tasa básica del IVA a 21%.

Los legisladores celebraron que en el proyecto se incluyera una nueva franja en el pago del IRPF, aunque varios sectores —como la Vertiente Artiguista—presentarán una propuesta que agrega nuevas divisiones de acuerdo al nivel de ingreso. Astori ya advirtió que esto «tiene costo» fiscal.

También se evaluaron nuevas deducciones de gastos al IRPF aunque no para el momento de la entrada en vigencia de la reforma. Ante ello Astori dijo que la propuesta «no se congela», sino que se le introducirán cambios de acuerdo a la evolución de las cuentas públicas.