Astori pretende coordinación fuerte entre DGI y Aduanas

Astori destacó ayer al imponer en su cargo para un nuevo período de gestión al director de Rentas, Eduardo Zaidensztat, que su tarea en el anterior gobierno arrojó ‘excelentes’ resultados y que se lo ratificó en su puesto ‘por muchos motivos’ entre los que están su contracción al trabajo y su capacidad.

El ministro Danilo Astori, que hizo de maestro de ceremonias en un acto repleto de funcionarios, presidentes de cámaras empresariales y amigos políticos de Zaidensztat, dijo que ‘la partidización excesiva del pasado no es el mejor camino a transitar’ y que la confirmación del director de la DGI —que es colorado—, indica que ‘hay un ancho camino de coicidencia para sumar esfuerzos porque el país necesita sumar y no restar’.

Astori marcó las prioridades próximas de la DGI: la principal será terminar de instrumentar su reforma para así estar pronta para colaborar en la implementación del cambio del sistema tributario ‘que el Uruguay está necesitando’.

Zaidensztat agradeció la confianza de Astori y del presidente Tabaré Vázquez, recordó que Uruguay sigue teniendo muchos ‘bolsones’ de evasión que equivalen aproximadamente a una tercera parte de la actividad económica y que deben reducirse para que el Estado tenga más recursos para destinar al Poder Judicial, a la salud, a la educación y a la seguridad.

Una mayor recaudación permitirá abatir la carga tributaria, subrayó, dejando claro que la repartición procurará cobrar eficientemente los tributos que el Poder Legislativo apruebe, con independencia de cuales sean.

Zaidensztat estuvo acompañado por el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Burghi, el vicepresidente de la Cámara de Comercio, Horacio Castells, el directivo de la gremial industrial, Ruben Ordoqui, el empresario Luis Polakoff, la presidente de la Confederación Empresarial del Uruguay, Adriana Etchegoimberry, el encargado de negocios de la Unión Europea, Pablo Amor, y amigos políticos como el ex subsecretario de Vivienda, Oscar Brum, el saliente director de Aduanas, Nilo Pérez y el ex ministro de Economía y Finanzas, Alejandro Atchugarry (ver nota aparte).

ADUANA. Una hora después, Astori se trasladó a la Dirección Nacional de Aduanas para hacer oficial el nombramiento de Luis Alberto Salvo como director del organismo, ceremonia a la que concurrieron el saliente director, Nilo Pérez, Zaidensztat y funcionarios del organismo.

El ministro enfatizó la importancia de coordinar acciones con la DGI y el Banco de Previsión Social para combatir la evasión y la defraudación tributaria y dijo que Salvo está capacitado para poder dirigir estas acciones.

Por su parte, Salvo, quien reasume el cargo luego de ocuparlo entre junio de 2001 y febrero de 2002, dijo que la principal debilidad de la Aduana ha sido ‘la falta de continuidad’ y la ‘falta de apoyo’. En los próximos años espera lograr mayor presencia aduanera cortando el contrabando y la movilidad de mercadería ilícita y de droga. Según Salvo, por la Aduana pasan U$S 8.000 millones en mercaderia anualmente. Asimismo dijo que se buscarán documentos falsos y a las empresas que aseguran realizar exportaciones a otra que en realidad no existen.

Salvo también anunció que seintentará mejorar el sistema informático. Comentó que revisará las últimas resoluciones dispuestas por la DNA que provocaron reacciones en contra de parte de los despachantes de aduana.

El flamante director de Aduanas dijo que se verán resultados concretos cuando todos los actores del comercio exterior se convenzan de que hay una única línea de acción.