Astori prometió suba a estatales sumergidos

El senador del Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), Danilo Astori aseguró anoche que su fuerza política, en caso de un triunfo en las elecciones nacionales, aumentará los salarios a policías, docentes y funcionarios de la Salud Pública y del Poder Judicial. Anunció también que no se gravará con el Impuesto a las Rentas Personales los resultados de las operaciones financieras, incluidos los depósitos bancarios.
Por otra parte, Astori –eventual ministro de Economía si se produce el triunfo de la izquierda– dijo que un gobierno del EP-FA se propondrá duplicar la tasa de inversión hasta situarla a niveles del 20% en cinco años y aumentar “de forma significativa la cifra ridícula de $ 1.310” que hoy exhibe el Salario Mínimo Nacional (SMN).

Durante la conferencia Escenario 2005, organizada por la consultora Deloitte, el senador reafirmó que las políticas económicas que desplegará su partido estarán sujetas a lograr un nuevo acuerdo por la deuda con los organismos internacionales de crédito, a aliviar la situación de emergencia social que viven más de un millón de uruguayos en la pobreza y a recomponer la situación salarial de muchos trabajadores.

En este camino, destacó el aumento salarial a varios grupos de funcionarios del Estado porque forman parte de los trabajadores “con los salarios más sumergidos” del país, y que, paradójicamente, son “insustituibles y muchas veces insuficientes” en número.

“Ellos tendrán la prioridad”, afirmó a Astori, para añadir seguidamente que otra medida de un gobierno de izquierda apuntará a terminar “con los contratos generosos” que se producen en diversas esferas del Estado.


Impuesto a la renta. Asimismo, Astori volvió a reivindicar la necesidad de transformar el sistema tributario, adoptando el Impuesto a las Rentas de las Personas Físicas (IRPF) como eje principal y elemento fundamental para lograr la justicia contributiva.

En este aspecto, precisó que el IRPF no será aplicado para gravar los resultados de las operaciones financieras “porque ello sería inconveniente”.

Precisó que la transformación no solo se basará en una reducción de los tributos, sino en especializar la administración y fortalecerla con un trabajo coordinado entre la DGI, Aduanas y el BPS. No obstante, señaló que el EP es consciente que esta tarea “le demandaría no menos de cuatro años, es decir, casi la totalidad del gobierno”.

Adicionalmente, hizo énfasis en la creación de un nuevo sistema financiero, para que éste sea capaz de asociarse a las demandas de inversión productiva. Por otra parte, dijo que será “imprescindible” adoptar nuevas modalidades de operación como el leasing operativo de inmuebles rurales, un instrumento que ocupará un lugar en la plaza como inyección de capital al productor.