Astori pronosticó deflación y un IPC por debajo del 10%

EN SU AUSENCIA ocurrieron dos hechos: baja inflación en setiembre y caída del desempleo. Ayer, tras regresar de Italia, el ministro Astori se despachó con un análisis de todos los temas de actualidad de su cartera. En algunos momentos se manifestó exultante, en otros enojado (ver recuadro «Enérgico rechazo…»)- Lo cierto es que abrió el libro y marcó la cancha. , sobre todo porque poco antes había escuchado del propio presidente Tabaré Vázquez la convicción de que estaban en el «buen camino». «No hay inflación», dijo Vázquez, según supo Ultimas Noticias de fuentes oficiales. En primer lugar, el ministro hizo referencia a la desaceleración de la evolución de los precios en Uruguay. Afirmó que la inflación medida anualmente ha retomado un ritmo de descenso. El jerarca siente que las perspectivas son auspiciosas para octubre y noviembre, tanto por razones estacionales, como por la moderación y las medidas que está tomando el gobierno. «Respecto a algunos precios van a ser meses de inflación muy baja y en algunos casos quizás de deflación. Claramente, el índice de precios al consumo de 2007 terminará muy significativamente por debajo del 10%». Dentro de la actuación en el campo fiscal destacó la ley aprobada en el Parlamento para destinar 18 millones y medio de dólares a la disminución del precio del boleto urbano y suburbano. Con esta medida se espera un fuerte impacto sobre el índice de los precios al consumo». Astori destacó que se ha llegado a una de las menores tasas de desempleo de los últimos años desde la recuperación democrática. Uruguay alcanzó en los últimos meses una tasa de desempleo de 8,5%, «pero lo importante es destacar cómo la alcanzó. Alcanzó esta tasa de desempleo con un incremento simultáneo del nivel de actividad de los uruguayos». Para el ministro, la mejor manera de defender el salario de los uruguayos es luchar contra el aumento de los precios. Este es el gasto prioritario que ha resuelto hacer el gobierno. «Es mucho más importante si controlamos el aumento dé los precios, que si otorgamos aumentos nominales de salarios, que lo único que traen consigo es la espiral precios – salarios».»Esto es pan para hoy y hambre par mañana, pero hambre para mañana rapidito. O sea, hambre para mañana en pocas horas», dijo.