Astori quiere más apertura; Lacalle reclama prudencia. Mercados. Expresidentes defendieron libertad

El presidente José Mujica anunció a último momento que no se haría presente por lo que envió al vicepresidente Danilo Astori, quien basó su alocución en la importancia para Uruguay de la “apertura” internacional ya que, afirmó, ese “es el camino de la grandeza” para el país. Astori, último invitado en hacer uso de la palabra, destacó que por encima de ideas partidarias, lo relevante es la construcción del “proyecto nacional”, que implica “la visión estratégica del Uruguay a mediano y largo plazo”. Abogó por una “apertura y apuesta a la calidad, la excelencia de los esfuerzos que en todo sentido es capaz de desarrollar la sociedad uruguaya como ya ha quedado tantas veces demostrado”. Astori resaltó que la inserción internacional del país “ha cambiado muchísimo” porque “está crecientemente conectado con áreas del mundo que han vivido esta crisis actual de una manera totalmente diferente a como la están viviendo y la seguirán viviendo por un tiempo más los epicentros de esa crisis”. Medidas. Tras escuchar a Vázquez y Astori, el expresidente nacionalista y actual senador Luis Alberto Lacalle, respondió a la salida del evento. Propuso poner por escrito las palabras de todos los oradores, subrayar los puntos en común y “compararlo con las responsabilidades de cada uno”. Lacalle dijo que las aseveraciones que hizo el presidente Mujica en el Hotel Conrad antes de comenzar su gestión están “desdichas” por los hechos del gobierno. En ese sentido, señaló que el país está “perdiendo credibilidad”, “no hay certezas de las normas con respecto a la inversión”, “el gasto público sigue aumentando” y el “atraso cambiario está destruyendo al comercio exportador”. Destacó que “no sabemos con qué nos vamos a despertar cada lunes cuando el presidente abre la boca. Puede aparecer un plebiscito, una reforma, un cambio sustancial”. El expresidente blanco afirmó que este “es un momento que requiere silencio y prudencia”. Lacalle pidió transformar los dichos de los representantes del oficialismo en medidas. “Me gustaría que lo dicho por Astori y Vázquez se viera reflejado en actos de gobierno. Son ellos los que tienen que tomar las medidas porque tienen las mayorías parlamentarias y la conducción del país”, dijo. Mundo loco. Para Vázquez “el mundo por estos días se parece a un hospital psiquiátrico dirigido por sus pacientes”. Y por eso, “no hay más remedio que aprender a vivir en la incertidumbre”. Vázquez celebró la política económica de los gobiernos de izquierda y subrayó su respaldo al actual. Astori, en tanto, destacó que Uruguay tiene vínculos comerciales con una gran variedad de mercados, lo que es “un instrumento fundamental” para que el país “supere estos años difíciles con resultados positivos”. Astori subrayó que Uruguay “se ha preparado financieramente para no tener malas noticias en los próximos tiempos”, y recalcó que la diversificación de mercados “es un activo fundamental que le permite disminuir riesgos y aprovechar oportunidades”. El expresidente Julio Sanguinetti no concurrió por encontrarse en Chile.