Astori quiere que se modifique el proyecto sobre fuero sindical

 El ministro de Economía, Danilo Astori, aspira a que en el Senado puedan modificarse algunos puntos del proyecto de ley de fuero sindical, porque estima que tal como está redactado es un reflejo de la «vieja izquierda» que anhela que pueda modernizarse.

Según relataron a El País fuentes políticas, Astori no se ha pronunciado públicamente sobre el proyecto de ley, pero ha manifestado a los legisladores de Asamblea Uruguay, sector que lidera, que deben modificarse algunos puntos concretos, como es el caso de la disposición que obligaría a los empresarios a probar que un despido es justificado y no se trata de un caso de represión sindical.

Los informantes indicaron que el ministro también es partidario de acotar los beneficios del fuero sindical para que no puedan ser despedidos los dirigentes sindicales y no hacerlo extensivo también a los afiliados.

Según las fuentes, ante algunos de sus allegados, Astori hizo referencia al actual proyecto de ley de fuero sindical redactado como un ejemplo de lo que defiende la «vieja izquierda». El ministro, indicaron, sostiene que el Frente Amplio debe encaminarse a una «nueva izquierda».

Asamblea Uruguay, agregaron las fuentes, intentará que esos artículos sean modificados en el Senado, donde los distintos sectores oficialistas evalúan la posibilidad de introducir cambios en el proyecto aprobado en Diputados.

CAMARAS. Las cámaras empresariales, mientras tanto, trabajan en la elaboración de un proyecto alternativo de libertades sindicales. Una vez que esté terminado, las patronales lo presentarán en el consejo superior tripartido —ámbito de negociación con los trabajadores y el gobierno— y en el Senado.

Los asesores de las distintas cámaras han definido los criterios generales del proyecto, pero aún trabajan en su elaboración. El objetivo es modificar la iniciativa que ya se votó en Diputados y —sobre todo— los elementos que causan mayor irritación: el registro de empresas infractoras a la libertad sindical, y la obligación de que los empleadores deban probar la existencia de una causa justificada para el despido de un trabajador. Pero se pretende ir «más allá» y realizar otros cambios, dijo a El País el asesor de la Cámara de Industria, Juan Fraschini.

Agregó que el texto tal cual ha sido votado en Diputados significa dar un arma «sin límites» a los trabajadores, lo cual puede «complicar la realidad y el clima» en las pequeñas y medianas empresas. «Llama la atención que se haya aprobado algo así», insistió Fraschini. Sostuvo que si sucediera lo mismo en el Senado sería una «señal muy negativa». En ese caso, las cámaras empresariales evaluarán los pasos a dar, indicó.

El asesor de la Cámara de Comercio Juan Mailhos afirmó, por su parte, que la gremial está «segura» de que «habrá ley de fueros sindicales», pero que también hay convencimiento de que tendrá modificaciones a la redacción original, de acuerdo a los sondeos realizados por empresarios con senadores del Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA).

En el sector empresarial se respiró con alivio cuando desde la izquierda se emitieron señales de que habrá cambios al proyecto. Fuentes de la Cámara de Industria indicaron que es «apresurado» tomar algún tipo de medida por la inminente aprobación de la norma y se esperará el resultado final.

Los industriales entienden, sin embargo, que lo más adecuado no es redactar un proyecto alternativo, sino que son partidarios de discutir el tema de los fueros sindicales en el consejo superior, transformado en «cuatripartito» con la participación de legisladores.
El Pit-Cnt también tiene su propio proyecto. La base es similar al texto votado en Diputados, pero se agregan normas sobre el fomento de libertades sindicales: incorporación de la cartelera sindical, derecho de dirigentes a realizar asambleas, tener horas libres para la actividad sindical, realizar propaganda, y hacer circular material escrito en el lugar de trabajo.