Astori reaccionó con cautela sobre revisión del régimen de las AFAP

En tanto, los representantes de las AFAP recogieron el guante al gobierno electo sobre la necesidad de revisar el sistema aunque dejaron en claro que defenderán lo que han hecho desde 1996.

Mientras el próximo titular del Banco de Previsión Social, Ernesto Murro, dejó en claro que será coherente respecto a su prédica contraria al actual régimen y al funcionamiento de las AFAP, el ministro de Economía, Danilo Astori, enfatizó la cautela con la que abordará el tema.

«Estamos a favor de la revisión siempre que sea para mejorar el sistema», dijo Astori ayer a El País, sin querer entrar en detalles sobre cuá-les deberían ser las líneas del análisis.

REGLAS. Fuentes del entorno de Astori dijeron que a pesar de que también existe conciencia sobre las carencias de cobertura de seguridad social que se pueden dar, también es necesario dejar en claro que se necesita «mantener las reglas de juego».

Los técnicos reconocieron que la alta informalidad hace que muchas personas no puedan llegar a la cantidad de años mínimos para tener derecho a jubilarse.

Cuando se aprobó el nuevo régimen en 1996 se elevó la cantidad de años para lograr la jubilación de 30 años a 35 años.

«En muchas partes del mundo no saben qué hacer ante este tema», dijo un miembro de la próxima administración, que remarcó el cuidado con que se deberá manejar una revisión. «Lo primero es lograr crecer. Con eso se puede escudriñar mejor qué solucio- nes ofrecer», concluyó la fuente astorista.

Ayer Murro reiteró sus críticas al sistema, al funcionamiento de las AFAP y prometió que se apostará «al diálogo» y a la «rigurosidad técnica».

Además sostuvo que la nece-sidad de revisar el funciona-miento del sistema está dentro del programa de gobierno de la izquierda e incluso del Partido Nacional.

Reconociendo que «hay diferencias de opinión» dentro del gobierno electo, Murro marcó que será coherente con su prédica. «Voy a pelear por lo que pienso», dijo el futuro jerarca a El País.

Al igual que el futuro subsecretario de Trabajo y Seguridad Social, Jorge Bruni, Murro subrayó que es necesario bajar la cantidad mínima de años de 35 a 30 años, porque si no se hace va haber dificultades «reales» para que se pueda acceder a la jubilación. «No sé cuál es el miedo de discutir», se preguntó Murro, que remarcó que en Nicaragua los organimos internacionales «mandaron parar» un sistema de capitalización.

«En Chile también están preocupados porque la gente no se pueda jubilar», dijo, poco después de recibir un saludo por teléfono de un funcionario de ese país.

En las AFAP aceptaron la necesidad de debatir sobre el desempeño del sistema aunque, obviamente, defendieron la gestión de las administradoras.

El gerente general de Integración AFAP, Juan Carlos Castro, dijo a El País que «hay cosas que mejorar» pero recordó que de los nueve años de vigencia del nue-vo sistema «cinco estuvimos en crisis».

Recordó además que el sistema fue «validado» por la ciudadanía cuando no se llegó a las voluntades necesarias para derogarlo. «Las AFAP han sido muy eficientes en su trabajo», remarcó Castro.

Agregó que existen «formas» para mitigar el problema de acceso a la jubilación por la baja aportación, como modelos de «ahorro voluntario» o jubilaciones anticipadas.

El presidente de República AFAP, Juan Berchesi, dijo a El Espectador que se debe «incorporar una cantidad de gente trabajadora a la formalidad. sea a través de mecanismos más fléxibles».

«No creo que el tema del ahorro complementario sea el tema principal en este análisis», dijo Berchesi, cuyos enfrentamien- tos con Murro dentro del Directorio del Banco de Previsión Social —cuando él era presidente y su oponente director— fueron la constante en los primeros años del sistema.