Astori reclamó más inversión privada en época de bonanza

Afirmó que “no vacila” al defender la reforma tributaria como herramienta de “estímulo a los inversores” para quienes el proyecto a discusión del Parlamento se convertirá “en un muy buen negocio”. También dio detalles de la Unidad de Desarrollo del sector privado que el gobierno creará en diciembre próximo con el objetivo de simplificar trámites, brindar información calificada a los inversores y mejorar el clima de negocios.

Esa unidad suministrará información de soporte, coordinará acciones con organismos públicos y privados, difundirá aspectos microeconómicos de importancia para el desarrollo de proyectos y establecerá relaciones de mutuo beneficio con los proveedores. Se busca también promover un espacio físico único en la planta baja del edificio de la Corporación Nacional para el Desarrollo, desde el cual abreviar trámites para acceder a los beneficios que se promueven para la inversión.

El ministro dijo que para este año y el próximo seguirán mejorando las expectativas de crecimiento y señaló que la meta prevista para 2007 de 4% de crecimiento seguramente será ajustada al alza.


Aumento. Astori fue el orador central del almuerzo de ayer que organizó la Asociación de Dirigentes de Marketing en el Hotel Riviera, donde logró la concentración de la audiencia, entre los que se encontraba el ministro interino de Industria, Martín Ponce de León.

El conductor de la economía remarcó una y otra vez que “la inversión productiva es una necesidad estratégica del Uruguay” y dedicó varios minutos a explicar “los estímulos” que se prevén para conquistar inversiones en un país que “está en el fondo” de América Latina como destino de inversiones extranjeras.” Comentó que Uruguay mejoró su capacidad para captar inversiones que se duplicaron en 2005 y vaticinó que se volverán a duplicar en 2007.

Consideró que el país atraviesa por un período de “crecimiento extraordinario” de su economía “tras haber tocado fondo en 2002” situación de la que “no se hubiera podido salir sin la asistencia del Fondo Monetario Internacional”. Dijo que la inversión “siempre es riesgosa” por lo que las políticas públicas “deben disminuir esos riesgos”. Para Astori el desafío será sostener en el tiempo esta situación de bonanza para lo cual, dijo, se requerirá de “nuevos emprendimientos”, “una mayor y fuerte competencia”, “aumento de la productividad que no está mal pero aún hay camino para recorrer” y otorgar “estímulos a la inversión”. En tal sentido, explicó que el sector público debe hacer inversiones “selectivas” para que los privados inviertan.

Apoyándose con una proyección de gráficas en pantallas, Astori dijo que “la torre” más alta en materia de inversión estatal la tiene el Ministerio de Obras Públicas, seguido del Ministerio de Vivienda y Educación. Mencionó que las obras serán en carreteras, puertos, la transformación del ferrocarril, energía, una nueva central térmica y equipos hospitalarios, entre otras. “Todo se hace preservando el superávit primario” acotó el ministro. Señaló también que la política económica debe construir una estabilidad en sentido amplio para reducir la vulnerabilidad fiscal, financiera, externa y social del país.


Diversificar mercados. En su discurso, Astori no dejó pasar por alto los problemas de acceso a mercados de Uruguay, que sólo con Argentina y Brasil tiene un déficit comercial de bienes de US$ 1.000 millones, dependencia que se está corrigiendo, acotó. “Si hay problemas en la región, como los hay, sin abandonarla es necesario buscar soluciones fuera de la región” afirmó.

Dijo que “una economía pequeña como la uruguaya tiene que diversificar su inserción internacional para multiplicar sus posibilidades”. “Al buscar fuera de la región hay que trabajar también con un criterio de equilibrio y no apostar todo a una sola posibilidad. Por eso hoy Uruguay busca mejorar su acceso a EEUU pero también a India, China y a los países árabes que serán visitados oficialmente en 2007” señaló el ministro.