Astori reivindicó la política laboral

En el marco de los almuerzos de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), Astori afirmó que el desafío está puesto en «avanzar hacia una mayor desindexación» de los salarios, a mejorar el clima laboral y a desarrollar el «tercer nivel» de negociación «por empresa».

«Cuando se habla a nivel micro sobre el ambiente laboral se acostumbra a decir `esto no va bien`, pero ya van a ver que no es así», adelantó Astori a los empresarios al empezar su disertación.

Luego dijo que en 2006 el 86% de los acuerdos alcanzados fue por consenso y que en 2005 esa cifra alcanzó al 92%. Sostuvo que la mitad de los acuerdos por mayoría se alcanzó con el voto de los trabajadores y el gobierno y el otro 50% con el voto de los empleadores y el gobierno, por lo que «no es verdad que laudemos a favor de los trabajadores», dijo Astori intentando derribar otro de los reproches que los empresarios hacen a los funcionarios.

En el Ministerio de Economía se analiza que pese a que algunos empresarios y cámaras empresariales han criticado los Consejos de Salarios y leyes como la de fuero sindical, en la práctica las consecuencias han sido nulas. Se entiende que lo mismo sucederá con la ley de tercerizaciones y que hay «estabilidad» en el marco laboral.

Esa iniciativa es fuertemente cuestionada por los empresarios, ya que entienden que deberán actuar como fiscalizadores de las empresas que subcontraten. Es que la ley señala que la empresa contratista es solidariamente responsable por los créditos laborales de la subcontratada, en caso que esta incumpla con sus trabajadores.

«No hay estabilidad social sin un nuevo sistema de relaciones laborales», dijo Astori y apuntó la mirada hacia los números de empleo.

EMPLEO. «En el primer trimestre del año el empleo privado aumentó en prácticamente todos los grupos respecto a igual período de 2006 y en todo tipo de empresas», dijo Astori.

En base a los microdatos de la Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadística, Astori señaló que alimentos y bebidas, tabaco e industria frigorífica aumentaron el personal contratado en 19,3%, la industria maderera 80,9%, la industria química farmacéutica y combustibles 33,3% y la construcción 17,7%. Los únicos dos sectores que registraron bajas fueron el textil 7,1% (motivado por el cierre de Fibratex) y la enseñanza 3,1%.

El incremento del empleo se dio para todos los tamaños de empresas entre enero y marzo de este año respecto de igual período de 2006. Mientras en aquellas que tienen hasta nueve personas creció 2,4%, en las que ocupan entre 10 a 49 trabajadores aumentó 13,9% y en las que tienen 50 o más se expandió 18,1%.

El aumento del empleo fue acompañado por una «mejora en la calidad» del mismo, dijo Astori. El asalariado privado creció 9,1% en el primer trimestre respecto de igual período de 2006 y el cuenta propia con local se incrementó 28%.

Astori señaló como un «signo positivo» la disminución en un 30% de los cuenta propistas sin local, «porque allí está la mayoría del trabajo en negro». El salario público cayó 4,2% y los miembros del hogar no remunerados crecieron 10,8%.

INNOVACION. Astori pasó factura a los empresarios por el escaso nivel de inversión en innovación y desarrollo. Sostuvo que poco más del 30% de las empresas realiza alguna actividad innovadora y que de éstas tres cuartas partes tienen capacidad innovadora «baja».

La inversión en investigación y desarrollo abarca el 0,41% del Producto Interno Bruto uruguayo, pero sólo un 38% del total es de origen privado, señaló Astori, quien afirmó que es necesario incrementar esos niveles ya que «los países que apostaron a la producción intensiva en conocimiento registraron un mayor crecimiento». Un dato positivo es que en 2006 los proyectos de innovación presentados ante el gobierno sumaron unos U$S 9 millones, cuando un año antes apenas llegaban a los U$S 2 millones.

Si bien Uruguay se encuentra en niveles promedio respecto a América Latina en inversión e innovación, está por debajo de Argentina y Brasil.