Astori: se controlará el desempeño de la inversión extranjera

El futuro ministro de Economía, Danilo Astori, dijo que las inversiones extranjeras serán sometidas a controles de desempeño, mecanismo que, estableció, será exigido “a cambio de la ayuda” que los agentes recibirán del nuevo gobierno.
Por otra parte, confirmó que el agro está incluido en un proyecto genérico de Sociedades Anónimas por acciones nominativas que no afectará las ya creadas y que la nueva administración “pondrá el mayor esfuerzo” para resolver el endeudamiento del sector que impulsó el crecimiento económico del país tras la crisis financiera de 2002.

Astori formuló estas declaraciones luego de participar –junto al ex ministro de Ganadería, Álvaro Ramos– en calidad de comentarista de la conferencia Cambios y Permanencias en el Agro Uruguayo: viejos y nuevos retos para las políticas sectoriales, en una jornada organizada por la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (OPYPA), que ayer celebró sus 40 años de existencia.

La actividad contó además con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, uno de los principales promotores de la creación de OPYPA.

Durante la jornada el subdirector de la oficina, Alfredo Picerno, presentó un estudio estadístico en el que, entre otros elementos, estableció que en los dos últimos años la deuda del sector se redujo en US$ 500 millones, lo que equivale al 32% del total.

El trabajo también demostró que el Producto Bruto Interno (PBI) agropecuario creció US$ 700 millones, que representa un repunte de 63%. Además, en el informe se constata que la generación de divisas del sector se mantiene en el orden del 60% en el último trienio.

Haciendo referencias a estos datos, Astori dijo que la política agropecuaria que será aplicada por el gobierno de izquierda radicará en seguir promoviendo transformaciones para que Uruguay exporte con valor agregado industrial y generar un clima propicio que permita captar mayores niveles de inversiones.

Respecto a la inversión extranjera, dijo que si “se viene a trabajar y a producir no habrá problemas. Todo lo contrario, tendrán un saludo de bienvenida del nuevo gobierno porque lo que necesitamos es inversión y trabajo”.

No obstante, dijo que si bien Uruguay será un país abierto a la inversión extranjera, precisó que la nueva administración procurará poner en práctica controles de desempeño, “que es lo normal cuando un país ayuda a un inversor extranjero”.

Afirmó que este mecanismo, que se dejó de instrumentar en el país, será aplicado bajo los mismos parámetros que regirán para las inversiones nacionales, “siempre sobre la base de reglas claras y de respeto por los contratos”.

Respecto al endeudamiento agropecuario que castiga con mayor dureza a los titulares de pequeñas unidades productivas, señaló que el nuevo gobierno examinará todos los casos para otorgar soluciones a los principales afectados por esta problemática. Agregó que se propenderá a recuperar la relación deuda-producto del agro, que hoy está situada en un poco más del 50%. “El promedio del país (en deuda externa) respecto a esta relación bajó de 108% a 90%, o sea que la capacidad de recuperación del agro ha sido muy importante”.


Apoyo del BID. En el marco de la conferencia organizada por OPYPA, Astori dijo que el BID participará en el financiamiento del plan de emergencia social, que el nuevo gobierno ejecutará como medida prioritaria a partir del 1º de marzo.

El plan, que demandará una inversión de US$ 100 millones y que abarcará a una población de 80.000 pobres, también contará con aportes del Banco Mundial.

Astori expresó que el monto de los recursos que destinará el BID podrían definirse el 15 de enero durante una reunión que mantendrá con Iglesias y en la que, eventualmente, participará el presidente electo, Tabaré Vázquez.