Astori sin respaldo en el Frente para firmar TIFA

Las posibilidades de que el jueves 25 se firme el TIFA (Trade and Investment Framework Agreement), es decir un acuerdo marco de inversiones y comercio con Estados Unidos, sin la conformidad de la Mesa Política del Frente Amplio son grandes. Ayer, la dirigencia de los sectores que integran la fuerza política que gobierna se levantó de la reunión sin darle el apoyo al ministro de Economía, Danilo Astori. No solo el Partido Comunista (PCU) se opone a incluir en el acuerdo marco la negociación sobre la propiedad intelectual y las compras del Estado, sino que en el mismo sentido se manifestaron ayer los delegados de la Corriente de Izquierda (CI) -donde se agrupan los sectores más radicales- y del Movimiento de Participación Popular (MPP), mayoritario en el Frente Amplio.

Desde fines de diciembre, la coalición de izquierda había pedido plazo para conocer y discutir el contenido del acuerdo marco, cosa que ayer le recordaron al ministro y a su asesor, Fernando Lorenzo.

«Estamos en un atolladero», reconoció a El País un participante de la reunión. Puede darse el caso de que el representante adjunto de Comercio de Estados Unidos, John Veroneau, esté volando hacia Uruguay para firmar el TIFA en nombre del gobierno del presidente George W. Bush, y la Mesa Política aún continúe buscando una salida a sus diferencias.

De entrada, el ministro recordó a los miembros de la Mesa el contexto: dijo que el TIFA surgió a consideración pública luego que el presidente Tabaré Vázquez descartara por el momento un TLC, debido a la resistencia que un acuerdo de este tipo despierta en algunos grupos del Frente Amplio.

La primera objeción que le hicieron ayer a Astori fue que el referido tratado «no se conoce» en la interna de la fuerza de gobierno. De cierta forma, el ministro se excusó por no haberlo llevado antes al órgano político. Explicó que el documento apenas se terminó de redactar en las últimas horas, dijeron a El País fuentes de la fuerza de izquierda.

NO CONVENCE. Entonces, desmenuzó el contenido del acuerdo. Astori admitió tras la reunión que no sabe si dejó «a todo el mundo convencido», pero es claro que no lo hizo porque ante la ausencia de entendimiento y para no exponer al ministro a una votación contraria en su propia presencia, el MPP planteó un cuarto intermedio a fin de seguir analizando la situación apenas pocas horas antes de la llegada de Veroneau. La Mesa Política volverá a reunirse mañana.

Astori matizó que estas negociaciones con Estados Unidos desemboquen en un tratado de libre comercio. «Es una posibilidad, pero también puede suceder lo contrario», sostuvo. Cinco de los once acuerdos TIFA que Estados Unidos firmó con otros tantos países terminaron en un TLC.

Para los que se oponen a la firma de este acuerdo, no hay garantías de que no se llegue finalmente a un TLC y allí está el centro del problema en la izquierda: todos desconfían del contenido del Anexo.

Eso «deteriora» el TIFA y lo acerca a un TLC, expresaron esos sectores. El comunista Lorier dijo que esa desconfianza «no le hace bien» al Frente porque es «volver a un momento muy duro» en la relación interna de la fuerza.