Atacan una escuela de la ONU; Israel rechaza tregua.

Los combates entre tropas israelíes y militantes de Hamas se extendieron ayer a las zonas urbanas de la franja de Gaza, donde al menos 40 personas murieron en un ataque a una escuela de la ONU, aumentando así el balance de víctimas a más de 630 y unos 2.600 heridos, mientras Israel rechazaba toda tregua inmediata. En el tercer día consecutivo de combates terrestres, murieron 36 palestinos.
El Ejército israelí difundió que cuatro soldados fallecieron el lunes en combates en el norte de Gaza, tres de ellos por “fuego amigo” –un tanque disparó por error un edificio en que había soldados hebreos–, lo que eleva a cinco el número de efectivos muertos desde que se inició la invasión.

Las 40 personas que perecieron en el ataque israelí se habían refugiado en una escuela gestionada por la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (Unrwa) en la ciudad de Yabalia (norte de Gaza). De acuerdo con fuentes hospitalarias, la explosión se debió a un proyectil de tanque que alcanzó la entrada del colegio, y entre los heridos hay tanto vecinos de la zona como desplazados.

Blindados israelíes se hallaban a unos tres kilómetros del lugar del suceso, como apoyo a las tropas de infantería que han tomado posiciones en el norte y el este de Gaza desde el sábado pasado.

Según testigos, el ataque se produjo poco después de que milicianos palestinos disparasen desde la misma zona con sus morteros contra las fuerzas israelíes.

Se trata del segundo ataque israelí contra una escuela de la UNRWA que tiene lugar en las últimas veinticuatro horas, después de que la noche del lunes murieran tres personas que se refugiaban en otro colegio. Miles de palestinos han sido desplazados por la ofensiva israelí contra la franja y la ONU ha instalado, por el momento, 11 campos de refugiados para acogerlos.

No a la tregua. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, reiteró su negativa a la propuesta de la Unión Europea (UE) para una tregua en Gaza mientras el presidente, Shimon Peres, aseguró que “Europa tiene que abrir los ojos”.

Olmert comunicó su negativa en su oficina de Jerusalén a la delegación de la UE encabezada por el canciller checo, Karen Schwarzenberg, quien llegó el lunes a Israel para tratar de pedir el fin de las hostilidades en la franja palestina.

“Miren dónde están disparando, ya han alcanzado Gedera”, señaló Olmert, en referencia a una localidad situada a 40 kilómetros de Gaza donde cayó ayer por primera vez un cohete palestino, que infligió heridas leves a un bebé.

“Antes de la tregua disparaban a una distancia de 20 kilómetros, ahora llegan hasta 40 kilómetros. Si hay otra tregua, alcanzarán 60 kilómetros o más”, dijo el jefe del gobierno israelí.

La delegación europea también estuvo integrada por la comisaria de Relaciones Exteriores de la UE, Benita Ferrero-Waldner, y otros dos ministros europeos de Exteriores, el sueco Carl Bildt y el francés Bernard Kouchner.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, insistió ayer en Damasco en que “no hay una solución militar” para la franja palestina de Gaza y se mostró a favor de cambiar “el círculo de violencia por el círculo de la paz”. Sarkozy hizo sus declaraciones tras reunirse con el presidente sirio, Bashar al Asad, como parte de la gira por Medio Oriente que lo llevó el lunes a Egipto, Cisjordania e Israel, y que terminó ayer mismo en el Líbano.

Mientras los esfuerzos diplomáticos prosiguen sin lograr el cese de las hostilidades, las tropas israelíes continúan con su cerco de Gaza capital y avanzan también en el sur de la franja, donde llegaron hoy a las afueras de la ciudad de Jan Yunis, principal núcleo de la mitad meridional de la franja palestina. En un ataque registrado ayer por la mañana, 12 palestinos de la misma familia, aparentemente todos civiles, murieron en un bombardeo aéreo israelí. (AFP y EFE)