Aumenta interés por el uso de las nuevas tecnologías

La preocupación de los consumidores uruguayos por su salud, el consumo de alimentos funcionales, el cuidado de la imagen, los cambios en la forma de comunicarse y la cada vez más importante integración de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana, son cuestiones que los anunciantes deben tomar en cuenta a la hora de comunicarse con sus clientes o potenciales consumidores.
Así lo explicaron ayer altos ejecutivos de la consultora de mercado internacional Nielsen, que presentaron en Uruguay una nueva unidad de negocios de investigación denominada Customized Research.

La nueva unidad ofrece información a los anunciantes sobre cómo está posicionada su marca en la mente del consumidor, la lealtad y el grado de satisfacción, las actitudes y comportamientos de compra, lo atractivo de la publicidad utilizada, qué tipo de promoción podría ser más beneficiosa, y estrategias de mercado para ampliar la participación de mercado en diferentes categorías de productos.

La presentación del gerente del área, Marcelo Figueira, arrojó luz sobre distintos aspectos.

El ejecutivo destacó, por ejemplo, que el distintivo “Hecho en Uruguay” no crea ni cambia la decisión de compra en el consumidor, y que el cuidado que los productos tienen por la preservación del medio ambiente no es determinante –a diferencia de lo que sucede en países del hemisferio norte– a la hora de escoger un producto de la góndola.

Para Figueira, las tendencias económicas y sociales más notables en Uruguay están relacionadas con la salud y la tecnología.

Es que, según la consultora Nielsen, los consumidores se preocupan cada vez más por su salud, tienen “una voluntad de cuidarse”, incorporan hábitos y productos para una vida más sana, como puede ser el consumo de alimentos funcionales, una categoría en ascenso en Uruguay.

Figueira también destacó la importancia que los consumidores asignan al cuidado de su imagen, es decir el uso de productos que mejoran la apariencia. Como contrapartida, los consumidores demuestran un mayor interés y demanda hacia los anunciantes por información sobre productos que mejoren su salud y bienestar.

El otro punto a tomar en cuenta por las marcas es la mayor injerencia que la tecnología está teniendo en la vida de los uruguayos. Para Figueira, “la tecnología atraviesa la vida cotidiana” de los consumidores, y hay en ellos una “necesidad u obsesión” por “no perder el control”. La tecnología también funciona como factor “aspiracional” o asignador de estatus, tal como sucede con algunas gamas de teléfonos celulares. “Cuando una tendencia es tan fuerte como ésta, tengamos (los anunciantes) muy en cuenta lo que la gente espera” para comunicarlo efectivamente, destacó el ejecutivo.