Aumenta tensión en crisis por Mahoma

Pero las manifestaciones en el mundo de influencia islámica no cesan y cobraron cuatro nuevas víctimas fatales tras el asalto a un cuartel de la OTAN en Afganistán.

Desde el recrudecimiento de las acciones de protesta, ya suman diez los muertos por las manifestaciones. Ocho de ellos en Afganistán y los otros en Líbano y Somalía.

Tampoco se vislumbra una pronta calma. Hoy el semanario satírico francés «Charle Hebdo» publicará las 12 caricaturas de Mahoma, divulgadas por primera vez en el diario danés Jyllands-Posten y luego reproducidas por varios medios europeos, que originaron la ola de violencia en el mundo musulmán.

Mientras la Unión Europea estudia una posible «reacción» al boicot de productos daneses impulsada por Irán, en este último país el periódico de Teherán Hamshahri (El ciudadano) convocó a un concurso de caricaturas sobre el Holocausto y los crímenes cometidos por Estados Unidos.

Por otro lado, en Turquía ayer fue arrestado un joven de 16 años, presunto matador de un misionero italiano el domingo. Si bien la causa del asesinato por arma de fuego no es clara, el adolescente habría confesado que fue motivado por la publicación de las caricaturas de Mahoma.

GLOBAL. «Estamos enfrentando una creciente crisis global que ahora se ha convertido en un asunto de política internacional para lo que pido calma y firmeza», dijo ayer el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, en conferencia de prensa en Copenhague.

Pero esas declaraciones no significan un cambio de postura de su gobierno, que ha insistido que no puede pedir disculpas por acciones adoptadas por un diario independiente.

La religión islámica prohíbe la reproducción de imágenes de Mahoma porque, aseguran, fomenta la idolatría. Los países con esa creencia calificaron de insultantes las caricaturas primero publicadas por el Jyllands-Posten y han exigido las disculpas de Copenhague.

Fogh Rasmussen dijo haber recibido el apoyo personal del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y aseguró que ambos coincidieron en defender el «diálogo» y la «libertad de expresión».

En esa misma conferencia de prensa, el canciller de Dinamarca Per Stig Moeller hizo un llamado a los «musulmanes alrededor del mundo que observen más allá de los encabezados y la retórica».

OTAN. Unas 300 personas atacaron el enclave noruego de la OTAN en Maimana, norte de Afganistán. Noruega fue el segundo país europeo en publicar las viñetas.

Los manifestantes atacaron con disparos de rifle, granadas y piedras, y fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

Como saldo, cuatro de los atacantes fueron muertos a tiros —sin que se conozca su procedencia—, y otras 25 personas resultaron heridas; entre ellas, seis soldados noruegos y dos finlandeses.

No fueron los únicos incidentes de ayer. Nuevamente la embajada danesa en Teherán, Irán, fue atacada con cócteles molotov.

En Nigeria hubo una manifestación en la que participaron miles de personas, pero pese a los temores todo transcurrió en relativa calma.

IRAN. El Guía Suprema iraní, el ayatolá Ali Jameini, aseguró que la publicación de estas ilustraciones forma parte de una «conspiración sionista contra el Islam». En esa línea y como respuesta a los dibujos sobre Mahoma, el diario Hamshahri de ese país anunció ayer la realización de un concurso de caricaturas cuyos temas giran sobre el Holocausto y «los crímenes cometidos por Estados Unidos».

Según expresó ese medio, la idea es ver «cuán abierto» sería occidente a caricaturas sobre el Holocausto.

«¿Acaso el occidente considerará la libertad de expresión para los crímenes cometidos por Estados Unidos o Israel, o un acontecimiento como el Holocausto? ¿O esa libertad solamente es para insultar santidades religiosas?», publicó el Hamshahri precisando que las bases del concurso serán publicadas el próximo lunes.