Aún no llegó el memento para que la FED aumente sus tasas

Esta situación, haría que se demore un poco más la recuperación del valor del dólar a nivel mundial.

Para Uruguay el contexto internacional del segundo semestre no tendría entonces una variación relevante respecto a la primera mitad de 2008.

Mañana comenzará la reunión de dos días de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos mientras el mercado espera mayoritariamente que se mantenga el tipo de interés en 2%.

Esa seguridad entre los operadores contrasta con las dudas que existían hasta hace algunas semanas. Es que el presidente de la FED, Ben Bernanke, dejó entrever la posibilidad de una suba al remarcar en sus apariciones públicas una mayor preocupación por la inflación y el valor del dólar.

La perspectiva de una suba en la tasa de interés hizo revivir al dólar en el mercado internacional hasta la semana pasada cuando acumuló pérdidas contra el euro.

Es que los datos provenientes del sistema financiero indican que todavía no se superó la crisis y que la economía estadounidense sigue teniendo síntomas de debilidad a pesar de algunos datos positivos principalmente en el consumo.

Jorge Caumont es de los que suscribe que se debe tener cautela en ver un ajuste en la marcha de los indicadores en la principal economía del mundo.

«No está todo bien en Estados Unidos todavía», dijo el economista a El País antes de partir justamente hacia EE.UU. donde no ve que se produzcan ajustes relevantes en la tasa de interés este año.

Los valores de los bonos ya pronostican una suba de los tipos de interés, pero ésta no será acelerada por lo que el panorama para países como Uruguay no debe cambiar, señaló el analista.

Algunos técnicos del equipo económico consideran que habrá que esperar más para ver una reactivación en Estados Unidos. Aunque se conocieron algunos indicadores que muestran una realidad «un poquito mejor» hay que esperar todavía malas noticias desde el sector bancario estadounidense, sostuvieron los técnicos a El País.

A las pérdidas de Lehman Brothers le siguieron la semana pasada menores beneficios en Morgan Stanley y Citigroup a lo que se sumó la decisión de Moody´s de bajar la nota a aseguradores y la de Merril Lynch de reducir las estimaciones de ganancia de los bancos regionales en Estados Unidos.

En el plano de la economía real se sigue dando una caída en el valor de los inmuebles, lo que achica la riqueza, a la vez que los mejores datos en consumo podrían ser consecuencia del paquete de estímulo económico aprobado por el gobierno que dio una inyección de dinero a las familias, opinó un técnico de gobierno.

Es así que, si bien podría haber ajustes en la política monetaria por la presión inflacionaria serían a un ritmo cauteloso para no pegar en el costo del crédito en un contexto financiero todavía incierto.

Para el operador y corredor de bolsa, Federico Araújo no se deben esperar cambios relevantes en lo que resta del año en el escenario externo que enfrentará el país.

Araújo dijo a El País que dado que aunque hay mayores indicios de inflación sigue persistiendo la vulnerabilidad en el sistema financiero, lo que desalentaría a la FED a un ajuste importante hacia arriba en las tasas.

Dólar. La evolución del dólar en la segunda mitad del año dependerá de cuán fuerte sea la presión por subir las tasas ante la inflación en Estados Unidos y en Europa, indicó Caumont, quien ve probable una conducta más agresiva del otro lado del Atlántico.

En la última reunión del Banco Central Europeo (BCE), el 5 de junio, se dejó entrever que en el próximo encuentro podría darse una suba de cuarto punto de 4% a 4,25% en la tasa de interés.

El viernes un miembro de la junta directiva del BCE, Juergen Stark, dijo en Alemania que la inflación de los 12 meses cerrados a mayo -de 3,7%- era «inaceptablemente alta» y que la autoridad monetaria europea considera que «los últimos acontecimientos relacionados con la suba de precios son motivo de preocupación y alerta máxima».

En Estados Unidos existe preocupación por los precios debido a las subas del petróleo y alimentos aunque la inflación subyacente -la que excluye elementos volátiles- está relativamente en línea con lo esperado por las autoridades.

Semanas atrás, el presidente del Banco Central (BCU), Walter Cancela, dijo a El País que no sabe si el dólar revertirá la tendencia bajista o si ya llegó a su piso. Lo que sí tiene más claro es que cuando eso suceda – «cosa que creo que en algún momento va a ocurrir»- la divisa «no va a volver a los niveles anteriores».

Cancela había señalado que «todavía no hay recesión» en Estados Unidos.