Aunque el Frente no avale, mañana se firmará el TIFA

Ayer por la tarde se produjeron contactos de todo tipo y a todo nivel entre los integrantes de la Mesa Política de la coalición y los principales operadores políticos de la izquierda. El objetivo era alcanzar el mayor nivel de consenso posible para que la dirección del Frente Amplio no se manifieste hoy en contra del acuerdo con la potencia del Norte o pretenda evitar su firma.

La sede del Movimiento de Participación Popular (MPP) de la calle Germán Barbato fue uno de los principales escenarios de las reuniones. Por la tarde llegaron hasta allí delegados del Partido Comunista, el Fidel, el Partido Socialista y el Nuevo Espacio. Además, estaban los dueños de casa.

Tras analizar durante horas el contenido de los seis artículos del TIFA, llegaron a una conclusión: harán gestiones hasta hoy mismo en procura de que la Mesa Política adopte un pronunciamiento sobre el acuerdo.

El AVAL DE LA MESA. Más allá de eso, estos sectores acordaron plantear una declaración donde consten cuatro aspectos: que se mejore la relación entre la fuerza política y el gobierno; que toda negociación después de firmado el TIFA sea previamente avalada por la Mesa Política; que la comisión que se forme con Estados Unidos sea un ámbito de intercambio y no de negociación o decisión; y que se informe periódicamente a la dirección del Frente Amplio.

Obviamente, en el encuentro se volvió a mencionar el malestar con el ministro de Economía, Danilo Astori, por haber demorado en dar cuenta al órgano político sobre el alcance del TIFA. Como no había representantes de Asamblea Uruguay en la reunión, nadie defendió al ministro.

También quedó claro, tras los contactos de ayer, que los sectores que se oponen al acuerdo no impedirán que mañana a la hora 13 se firme el TIFA.

Por otra parte, el MPP, que controla la tercera parte de la Mesa Política y está en una posición ambigua respecto del TIFA con Estados Unidos, resolvió abstenerse de votar cualquier moción que se presente hoy en contra del tratado. A cambio de eso, sus representantes presentarán un documento emanado de su comité ejecutivo, reunido ayer.

El ejecutivo del MPP responde, en su mayoría, al dirigente Julio Marenales, de criterios más antiimperialistas que la visión del ministro de Ganadería, José Mujica.

De todos modos, sin importar lo que suceda en el encuentro de hoy en la sede central del Frente Amplio, mañana a la hora 13 se rubricará el acuerdo entre los países en el séptimo piso del Edificio Libertad y quedará instalado el Consejo sobre Comercio e Inversiones entre Uruguay y Estados Unidos (ver recuadro).

En la reunión de hoy de la Mesa Política está previsto que se discutan los alcances del TIFA con Estados Unidos, pero, además, podrán surgir mociones de los delegados de las bases o de los representantes de los sectores radicales de la izquierda para que se aplace la firma del acuerdo o para que no se firme.

El reglamento de la Mesa Política establece que si una moción tiene más de un tercio de los votos en contra, se considera que el organismo no adoptó una resolución. Está previsto, según los contactos de ayer, que los detractores del TIFA no logren reunir esa proporción de adhesiones. Algunos sectores que no apoyan la concreción del tratado evitarán pronunciarse, lo que terminará por reforzar la posición de quienes están a favor del texto.

Los antecedentes del Frente Amplio en esta materia indican que ante la falta de acuerdo en la Mesa Política sobre un tema, el organismo partidario superior, el Plenario Nacional, es convocado para que dirima. Sin embargo, dado que mañana jueves está prevista la firma del acuerdo, los tiempos no son suficientes como para que esto suceda.

Por lo tanto, la fuerza política no podrá condicionar de ninguna manera al gobierno y sus intenciones de adherir al TIFA.

Además, no es posible que la idea del Partido Comunista prospere y se separe el Anexo del acuerdo del resto del texto. Esto es así porque la fuerza política no tiene potestades como para modificar la redacción negociada por representantes de los gobiernos de Uruguay y Estados Unidos.

SINDICATOS. En tanto el Pit-Cnt tomó posición sobre el TIFA: es contraria, como habían anunciado días atrás. Al comienzo de la sesión del Secretariado Ejecutivo de ayer, Juan Castillo -coordinador de la central y dirigente comunista- recordó que en el último congreso realizado en octubre pasado se rechazó todo acuerdo comercial que «suponga pérdida de la soberanía». Y dijo que, en ese sentido, el TIFA «tiene contenidos similares» al TLC.

«Ratificamos la posición de oponerse a este tipo de acuerdos», dijo Castillo a El País. Aseguró que ningún dirigente sindical planteó ayer una posición distinta en la sesión del secretariado ejecutivo.