Avances en materia portuaria.

«Queremos concretar aquella inauguración de hace 100 años que nunca pudo hacerse, para presentar el nuevo puerto con una profundidad de 14 metros, las importantes obras que está haciendo TCP (asociación entre Katoen Natie con un 80% y la ANP con un 20%), y también el nuevo muelle C cuyo préstamo se firmó el viernes pasado, por 40 millones de dólares» dijo el presidente de la ANP.

Puntigliano llegó el fin de semana de San Pablo, adonde concurrió a un evento internacional «de coordinación de la actividad portuaria, además se concretaron negocios, y yo fui invitado a participar de los paneles. Allí se habló de la crisis. Constaté que Brasil es relativamente optimista, y donde se discutió sobre el tema de la reserva de cargas, donde yo mantuve la posición histórica del país de desacuerdo en tanto primero no solucionemos en la región un sistema de cabotaje igualitario».

La duda que nos embarga a los uruguayos es si esta apuesta marítima y logística del país tiene eco en la región.

Puntigliano fue muy enfático al contestar: «sí, la primera prueba que puedo dar es lo que mencioné recién. ¿Cuándo iban a invitar a un uruguayo como expositor a una convención de la universalidad que tuvo la Intermodal en San Pablo? De todas maneras, se trata de un trabajo de hormiga, vamos despacio, alcanzando objetivos. Hay que estar en todos lados, contar lo que ya hicimos y lo que queremos hacer, informar sobre nuestras ventajas competitivas que pocos las conocen. La cosecha viene después de la siembra».

El reciente viaje a China y el Oriente con el presidente Vázquez «fue una muestra de lo que hablamos. Presentamos el país, el puerto, nuestras ventajas y varias empresas de alta tecnología quedaron muy interesadas, y vendrán a conocer el terreno porque les interesa nuestra situación geográfica y nuestra seriedad. Otro ejemplo es que nos regalaron un scanner, que para nosotros es importantísimo porque fortalece nuestros controles aduaneros y otorga seguridades a los países donde exportamos. Creo que es importante recordar que ellos viven la crisis de otra manera, no tienen problemas de liquidez, tienen dinero, por eso caímos en un buen momento y es muy probable que surjan proyectos concretos, ya que hubo ofrecimientos de inversión con dinero propio, se ofrecen como inversores, eso nos resultó muy interesante. Hubo empresas que entendieron nuestro régimen de Puerto Libre por lo que no nos puede extrañar que en los próximos meses aparezcan inversiones chinas para instaurar centros logísticos para la región».

Una nueva empresa

Hace una semana LA REPUBLICA informó que a través del Cluster Naval, la empresa ABS estaba pensando en la posibilidad de instalar una oficina en nuestro país. Al respecto, Puntigliano consideró que «si se instalan es porque ven una buena perspectiva de la industria naval en nuestro país y eso es muy importante. Pero además, ellos no se restringen a la industria naval. También trabajan con la actividad portuaria, la industria de regasificación, son serios en experiencia, en análisis de riesgo. Yo creo que es una señal de confianza en Uruguay que una empresa de estas características, en esta etapa de crisis, esté estudiando instalarse como certificadora. Es una señal muy positiva y eso es mirar la crisis no con pánico sino como oportunidad, porque también la situación anímica juega en época de crisis y, cuando difundimos desánimo, ahondamos el problema».