Azúcar: heladas hacen caer 25% la producción de Alur

Las fuertes heladas ocurridas desde mayo en el norte del país afectaron las plantaciones de caña de azúcar de Bella Unión y comprometieron de manera importante el rendimiento previsto para la presente zafra azucarera.
El daño provocado por las bajas temperaturas aún no fue cuantificado, pero se espera que la producción de azúcar caiga 25% respecto a estimaciones iniciales, despejando de esta forma las expectativas de alcanzar rendimientos “históricos”, dijo a El Observador el gerente general de Alcoholes del Uruguay (Alur), Leonardo De León.

“Habíamos estimado llegar a 40.000 toneladas (de azúcar) pero vamos a tener cerca de 30.000”, señaló. Hasta mayo las proyecciones indicaban que se lograría alcanzar rendimientos “históricos” de algo más de 6.500 kilos de azúcar por hectárea –por encima de los 6.000 del año pasado–, pero comenzaron a registrarse “heladas tempranas que no son comunes para Bella Unión” que hicieron mella en las 6.400 hectáreas plantadas, agregó.

El problema se intensificó a comienzos de junio con temperaturas que en algunos casos llegaron a los -4º C, afirmó. Por el momento, se están tomando medidas para intentar “minimizar” el impacto en la producción aumentando la molienda en el ingenio y seleccionando las porciones de caña más dañadas para procesarlas primero, en tanto se resolvió también acortar el período de zafra de cinco a cuatro meses. No obstante, quedará caña de azúcar “sin utilizar”, lamentó De León.

En tanto, el presidente de Alur y vicepresidente de ANCAP –propietaria del 90% de la empresa–, Raúl Sendic, dijo a El Observador que la zona afectada por las heladas abarca 600 hectáreas y confirmó que la producción de 2007 rondará las 30.000 toneladas.

El tema fue analizado ayer con los plantadores que serán los más perjudicados con la situación, explicó Sendic.

Alur mide el nivel de azúcar de la caña al momento de ingresar al ingenio y paga al productor en función de esa variable, por lo que la baja en el rendimiento no afecta a la empresa pero sí al labrador.

Es por esto que la empresa, que financia a los productores, buscará mecanismos para facilitar el repago de los créditos para los más afectados, aunque el análisis se realizará “caso a caso”, dijo el titular de Alur.


Comercio. “El crédito se devuelve en dos pagos anuales, pero podemos reprogramarlo para que sea en tres años”, explicó.

La caída en la producción implicará que tampoco pueda prescindirse de la importación de azúcar cruda brasileña, aunque esto se concretaría recién a comienzos del próximo año y estará subordinado a la concreción de un negocio con Venezuela (ver apunte).

Mientras tanto, ya se descartó para esta zafra la concreción de la exportación a Estados Unidos tendiente a cubrir el cupo de 7.000 toneladas anuales asignado a Uruguay, dijo De León.

Este tema fue dialogado con representantes del gobierno norteamericano por lo que “no se corre riesgo” de que se suprima ese cupo, agregó.

Por otra parte, Alur publicó los pliegos licitatorios para la compra de una destilería para la producción de etanol, que demandará una inversión estimada de US$ 8 millones.

El plazo para la presentación de ofertas vencerá el 17 de setiembre, en tanto se espera comenzar con la instalación a comienzos del próximo año.