Baja del dólar mantuvo los precios estables en octubre.

Este escenario difiere del vivido el año pasado cuando hasta octubre el Índice de los Precios del Consumo (IPC) había tenido un incremento de 7,98%, lo que no sólo sobrepasaba el rango oficial de suba anual proyectado por el equipo económico, sino que bordeaba el límite de los dos dígitos de aumento al fin de 2008 (9,2%).

En ese marco, el gobierno debió adoptar medidas administrativas para incidir en los precios de bienes con peso en la canasta.

Según las cifras divulgadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) los precios al consumo cedieron 0,01% en octubre, tras cinco alzas mensuales consecutivas.

Ese registro mensual fue inferior a lo esperado por los analistas privados que responden a la encuesta del Banco Central, los cuales habían pronosticado para el mes pasado un alza del IPC de 0,1%, en mediana.

A su vez, el IPC acumuló hasta octubre un incremento de 5,35%, lo que significa que durante el último bimestre del año los precios al por menor no deberían subir más de 1,57% para que la inflación se ubique dentro del rango meta previsto por el gobierno (con un techo de 7%). Por lo pronto, en el último bimestre del año pasado -en un escenario con medidas del gobierno para combatir alza de precios- el IPC había aumentado 1,12%.

En los 12 meses cerrados en octubre los precios minoristas registraron un alza de 6,53%, lo que significó el segundo descenso en esta medición.

TIPO DE CAMBIO. La fuerte baja en la cotización del dólar el mes pasado, de 3,03%, repercutió en que los bienes de la canasta que se comercian con el exterior (transables) registraran una deflación de precios de 0,06%.

El economista Rafael Mantero de CPA sostuvo que la leve caída de precios se debió «a la combinación de dos factores contrapuestos: por un lado leves presiones al alza de precios por el lado de la demanda, y por otro lado, presiones a la baja de los precios (fundamentalmente de los bienes transables) provenientes del importante descenso del tipo de cambio nominal observado en los últimos dos meses».

Florencia Carriquiry, de Deloitte, coincidió en que en la inflación de octubre «hay una incidencia relevante del tipo de cambio» que se traduce a través del descenso de los bienes transables que «tuvieron una evolución ligeramente negativa por segundo mes consecutivo».

Esto se sumó a que «también fue muy reducida la inflación no transable (la de los bienes y servicios no comercializables con el resto del mundo), que se ubicó en 0%, manteniendo la tendencia descendente que venía mostrando en los meses previos», dijo Carriquiry.

Los componentes de la canasta del IPC no transables (mayormente son servicios) evidenciaron en octubre estabilidad de precios (0,01%).

El economista Ramón Pampín, de Pricewaterhouse Coopers, señaló que la significativa caída del dólar en octubre incidió «directamente sobre precios como los de automóviles, electrodomésticos y equipos electrónicos, entre otros. También bajaron los servicios de transporte aéreo». Pero agregó que «habitualmente estos últimos meses del año tienen registros bajos de inflación».

En tanto, el economista Pablo Moya, de Oikos, agregó que más allá de la baja del dólar, la estabilidad de precios «también es atribuible a un bajo (en algunos casos nulo) crecimiento del resto de los componentes como ser alimentos (excluido Frutas), Vivienda y Cuidados médicos, entre otros».

La inflación subyacente -que mide la variación de los precios excluyendo los rubros más volátiles (en esta caso se tomo a las tarifas, carnes, frutas y verduras)- fue negativa en 0,04% en el mes, y de 7,5% en los últimos 12 meses.

Carriquiry sostuvo que el dato de octubre «confirma la tendencia declinante de la inflación que preveíamos desde inicios de año».

Aún así Mantero puntualizó que la inflación tendencial aún se ubica por fuera del rango meta del Banco Central de entre 3% y 7%.

En este sentido, algunos economistas dicen que si bien la inflación no representa una preocupación no debe dejar de ser un punto de atención.

RUBROS. Los rubros Transporte y Comunicaciones, y Esparcimiento, fueron los que más incidieron para frenar el aumento de precios en octubre.

Estos rubros que tienen un componente elevado de bienes transables con el exterior -y por lo tanto, sus precios están en dólares- evidenciaron una deflación de 1,14% y 1,13%, respectivamente.

Dentro de Transporte y Comunicaciones, la caída de precios más pronunciada se dio en los automóviles (-5,36%), mientras que la baja de 5,9% en las tarifas de los hoteles, y de 5,1% en aparatos de audio, video y televisores pautaron el comportamiento del rubro Esparcimientos. En contrapartida, los rubros más sensibles y esenciales para el bolsillo de la gente, Alimentos y bebidas, y Vivienda, experimentaron subas de precios en octubre de 0,23% y 0,28%, respectivamente. Dentro del primer grupo se dio un alza en el precio de las frutas (2,8%), y una baja en las verduras, de 0,32% en promedio.

Por otra parte, se dio un significativo aumento en Vestimenta y Calzado (2%), mientras que hubo deflaciones en el rubro Salud (-0 ,03%) y Enseñanza (-0,06%). La Enseñanza y el rubro Otros Gastos de Consumo fueron los que mostraron los niveles de inflación más altos en los últimos 12 meses terminados en octubre, de 12%, y 17%, respectivamente.