Bajan proyección de PBI de América Latina

La Organización de Naciones Unidas (ONU) redujo ayer su proyección de crecimiento para América Latina y el Caribe al 3,1% para 2008, desde el 4,7% de enero, debido al lastre que suponen para la región las dificultades que atraviesan sus socios comerciales de Estados Unidos y Europa occidental.
La actualización del informe “Situación y Perspectivas para la Economía Mundial 2008” advierte de que la región afronta “una disminución sustancial” del intenso ritmo de crecimiento que había experimentado en los últimos tres años.

Los economistas de la ONU también consideran que las dificultades de la región se trasladarán a 2009, año en el que el crecimiento económico que pronostican se reducirá al 2,6%.

Vínculos comerciales. El informe de la ONU atribuye gran parte del reajuste en las proyecciones de crecimiento “a los estrechos vínculos que tiene la región con Estados Unidos, pero también con Europa y China, sus principales socios comerciales”.

La ONU cree que la economía estadounidense finalizará el año 2008 con una contracción del 0,2%, la de Europa occidental con un crecimiento de 1,1% y la de Asia oriental con 5,9%, lo que representa un descenso de 2,6 puntos porcentuales respecto a 2007.

El informe señala que en general las exportaciones netas, que alimentaron el crecimiento en los últimos años, se estancarán a causa de un descenso de la demanda, mientras que las importaciones aumentarán debido a los altos precios del petróleo y los alimentos.

En ese sentido, el documento destaca que Centroamérica y el Caribe sufrirán particularmente las tasas de inflación más altas de la región a causa de su dependencia de la importación de bienes como el petróleo.

A ello se suma la reducción del valor de las remesas de los numerosos emigrantes en EEUU, procedentes principalmente de México y Centroamérica, que se han visto afectadas por la debilidad del dólar, apuntan los autores del informe.

Estas dificultades supondrán probablemente un reajuste de la política monetaria y fiscal que debilitará la inversión pública y privada en varios países.

Asimismo, el informe señala que tendrá como consecuencia el estancamiento de las mejoras experimentadas por los mercados laborales regionales desde 2004.

El documento señala que se producirá un aumento ligero del desempleo, que será más marcado en México que en las economías suramericanas, donde la reducción de la actividad económica será menor.

“Aunque el contagio en la vertiente financiera se ha contenido relativamente, los mercados financieros de las economías emergentes regionales podrían afrontar problemas si se combina la confusión que sufren los mercados internacionales con una reducción de la actividad económica de la zona”, apunta el informe.

Si eso sucediera, el pronóstico pesimista augura la entrada en una clara recesión causada por un extremado debilitamiento de la demanda de los productos que exportan las economías de la región, advierten los autores.

Según esa posibilidad, el crecimiento de América Latina y el Caribe sería de menos 0,3% en 2008 y de 0,9% en 2009.

En cambio, en el planteamiento optimista que contempla una superación de las dificultades que afronta la economía de Estados Unidos, el informe aumenta el crecimiento de la región en 2008 al 4,2 por ciento y el de 2009 al 4 por ciento. (EFE)