Bajan tarifas con costo fiscal para evitar IPC de dos dígitos

Una semana más tarde de que el presidente Tabaré Vázquez encargara a los ministros de Economía y de Ganadería que atendieran el flanco de los precios comenzaron a verse resultados. Un pequeño sacrificio fiscal y un acuerdo de precios bajará el precio del pollo; el ministerio de Ganadería agilitará la importación de algunas verduras, en especial de papa que bajaría de $ 24 a $ 16 el quilo, según se estimó ayer en la reunión de gabinete ministerial. Pero el meollo del golpe al IPC está en la rebaja de varias tarifas públicas y en una reducción de entre 2% y 2,5% en la cuota mutual. Según anunció ayer el ministro Danilo Astori al fin de la reunión los combustible bajarán en promedio 2%, la tasa de conexión de la telefonía básica de Antel un 6,5%, y las tarifas de UTE se reducirán, en promedio, 4,5%, llegando a 4,7% en la tarifa residencial. Adicionalmente el ajuste de las tarifas eléctricas previsto para enero del próximo año se postergará hasta junio de 2008.

Astori estimó que el costo fiscal de las medidas será del orden de U$S 57 millones este año y otros U$S 30 el próximo. La reducción de la tasa de conexión de Antel tiene un costo de U$S 7 millones, estimó. Las rebajas del Icome representarán unos U$S 25 millones y otro tanto la baja de las tarifas eléctricas. La postergación del ajuste de UTE de enero serán otros US$ 30 millones.

El jefe de la Asesoría Macroeconómica, Fernando Lorenzo, dijo a El País que «en todos los casos» la rebaja tarifaria «no será un costo financiero para las empresas», pero admitió que «se ajustarán a la baja los vertimientos a rentas generales», de las empresas afectadas a las que se le harán ajustes en sus programas de aporte a Rentas Generales.

«Las presiones inflacionarias están localizadas sobre una serie de productos, ni la política fiscal, ni la política monetaria tienen efectos en el corto plazo para reducirlos. Lo que sí intentamos es reducir los impuestos implícitos en tarifas. Esto lo que busca es aliviar la carga sobre el presupuesto familiar», señaló Lorenzo.

Astori reiteró que «la inflación esta bajo control» y aseguró que la suba de precios «se va a revertir y Uruguay va a cumplir con sus metas».

«Vamos a dominar este fenómeno, y las metas de los 18 meses, que ubican la inflación entre 4% y 6%, las vamos a cumplir», agregó.

Medidas. La eliminación del Icome, prevista para el próximo año, fue adelantada seguramente a la luz de la recuperación de la recaudación, sea por la mayor actividad económica, sea por la reforma tributaria. «El Icome iba a ser derogado y tenemos la posibilidad de tomar medidas circunstanciales como estas, apoyadas en la solidez fiscal», explicó Lorenzo.

Lorenzo señaló que la rebaja en la cuota mutual no tiene efectos fiscales y estaba prevista en la reforma tributaria. «Lo que se hace es trasladar a la paramétrica (con la que se fija la cuota) la exoneración de aportes patronales», explicó.

La ley de reforma tributaria establece que «las sociedades de asistencia médica cuyos estatutos establezcan que no persiguen fines de lucro» están exoneradas de aportes patronales. «Esta exoneración tendrá un carácter transitorio, extendiéndose su vigencia hasta tanto el nuevo marco legal referente al sistema cooperativo determine la situación de las cooperativas que actualmente prestan servicios de asistencia a la salud, de forma de establecer las bases de un tratamiento simétrico para todas las instituciones prestadoras de dichos servicios», agrega. La ley del marco cooperativo está siendo discutida por la Cámara de Diputados.

Tampoco tendría costo fiscal, según Lorenzo, la baja de combustibles porque se trata de un cambio de la paramétrica: se toma el dólar a un valor menor y hay menores costos por el petróleo. (En agosto el promedio del crudo West Texas fue de U$S 72,38, mientras que la referencia que había fijado Ancap era de U$S 74,50)

Las medidas anunciadas ayer complementan, desde el lado fiscal, las adoptadas la semana pasada por el BCU. Mientras las primeras tienen un efecto transitorio y tienden a reducir el IPC, las definidas por el Comité de Política Monetaria el martes pasado apuntan a reducir las presiones inflacionarias que tienen un origen monetario.