Bajaron precios durante julio por la reducción de impuestos

Según el Ministerio de Economía, en 100 marcas relevadas entre julio y junio de una canasta de 43 productos, 75 artículos registraron reducciones en sus precios, lo que dejó en claro el efecto positivo de la rebaja del IVA (de 23% a 22% y de 14% a 10%) y eliminación de Cofis (3%) que dispuso la reforma tributaria.

Con los números sobre la mesa, el gobierno despejó ayer las dudas que se marcaron desde distintos ámbitos sobre si los comercios habían trasladado la rebaja de IVA y Cofis a precios y si la reforma había tenido un efecto positivo en los precios.

La reducción de precios fue de 2,77% en promedio, pero en los casos en que esta fue más pronunciada -como algunas marcas de azúcar, sal fina, arroz, manteca, margarina, yerba mate y té- la caída fue desde el 3% al 8,2%.

Por el contrario, 24 productos registraron aumentos y uno permaneció sin variaciones, según los datos del Área de Defensa del Consumidor divulgados ayer.

El incremento de precios fue de un promedio de 2,81%. Entre los artículos que aumentaron sus precios más significativamente (entre 3% y 13,7%) figuran algunas marcas de harina, aceite, pollos y ciertos cortes de carne como la nalga.

En base a los datos publicados en la página web del Área de Defensa del Consumidor El País constató que de 106 marcas relevadas en julio y junio, 78 artículos registraron aumentos, 25 mostraron bajas y tres se mantuvieron incambiados.

Ayer, el subsecretario de Economía, Mario Bergara, resaltó la baja en los precios en julio por la aplicación del nuevo régimen impositivo, aunque esto no evitó que subiera el índice general que en julio se ubicó en 0,83% (en el acumulado del año ya lleva 6,38%).

No tan satisfecha se mostró la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, quien ayer dijo estar «furiosa» con los aumentos de los precios de los alimentos de la canasta básica, tanto de la carne, como los derivados de la harina y la leche.

CONTEXTO. Bergara destacó que, por la reducción de los impuestos al consumo, un 75% de los productos de canasta básica que releva el gobierno bajaron de precios -especialmente en los que la caída de la tasa de IVA fue de cuatro puntos (14% a 10%)- y dijo que los casos en que se produjo un aumento fue por la escalada de los valores internacionales en el trigo entre otros productos.

En julio, las galletas de agua, harina cuatro ceros, jamón cocido, plan flauta, pollo y queso Colonia fueron los productos que mostraron subas en sus precios en todas las marcas relevadas por el Área de Defensa del Consumidor. Los números de julio también descartan las especulaciones que se dieron sobre que los comercios hubiesen aumentado los precios en mayo o junio para luego bajarlos en julio y volverlos a su nivel anterior.

Tanto si se comparan los precios de julio contra los de abril, como contra los de mayo, se observan caídas en la mayoría de las marcas relevadas a excepción de los precios promedios de la carne, la harina, el pan, el queso, el pollo y el yogur que han tenido aumentos sostenidos, según el relevamiento del Área de Defensa del Consumidor. En este comportamiento influye el incremento en el precio internacional del trigo así como la caída del ganado pronto para faenar.

Por el contrario, los productos que han mostrado bajas significativas fueron los huevos colorados (superior al 47% entre abril y julio), el azúcar blanco (entorno al 12%) y el arroz blanco simple (entorno al 10%).

COMBATE. En una entrevista con radio Sarandí el número dos de Economía dijo que no hay «dos políticas» para combatir los precios y que todo el gobierno está tras el «mismo objetivo». Bergara dijo que la acción del ministro de Ganadería, José Mujica, de ir a acuerdos voluntarios de precios -e incluso amenazar con medidas- se debe a que cada funcionario tiene «sus estilos y sus herramientas». Otro estilo que quedó marcado ayer fue el de Arismendi, que planteó que estaría a favor de subsidiar algunos productos para garantizar que lleguen a la población a precios accesibles en los casos que fuera necesario.

Bergara destacó la «coordinación» con otros ministerios para contener la inflación y sostuvo que se está «particularmente atento» a combatir la especulación.

Durante la entrevista el funcionario no se mostró sorprendido porque haya un proceso de especulación en los agentes privados. «A ciertos niveles la especulación forma parte del juego y es inevitable en una economía de mercado», expresó. Remarcó, sin embargo, que se debe estar «atento» porque estos fenómenos no se exacerben cuando en la economía existen cambios importantes como la aplicación de un nuevo régimen tributario.

Bergara volvió a insistir en el efecto de las alzas de los productos que el país exporta e importa sobre la inflación local. Subrayó que este fenómeno se debe especialmente a la depreciación global del dólar ya que solamente el aumento de la demanda mundial «no justifica» tasas de crecimiento en algunos precios de entre 15% y 20%.

Cuando uno de los periodistas se quejó por el precio del morrón aconsejó consumir boniato a $ 6 el kilo. Cuando nuevamente se quejó del precio de hacer un puchero, Bergara recomendó «cambiar el menú».