Banco de Previsión Social explicó al Sector Empresarial el destino de sus aportes.

Estuvieron presentes integrantes de la Cámara de Industrias del Uruguay, de la Cámara de Comercio, Cámara Nacional de la Alimentación, Unión de Exportadores, Industria Naval, estudios contables particulares y representantes de estudios de abogados, entre otros.

La actividad tuvo como fundamento, trasladar al sector empresarial, el destino de las aportaciones, ya que los empresarios realizan aportes a la seguridad social y –muchas veces- desconocen el destino concreto de esos fondos.

La Representante por el Sector Empresarial ante el Banco de Previsión Social, Elvira Domínguez, explicó que no se trata de un impuesto, sino de una contribución a la Seguridad Social. La idea del encuentro, era trasladar a los aportantes interesados, la normativa que rige el destino de sus aportes.

En este sentido, desde Lla Asesoría General de la Seguridad Social Económica a través de y la Asesoría EconómicaGeneral de la Seguridad Social del Banco de Previsión Social, se presentó la relación entre los egresos y los ingresos de la Institución.

Referente a los egresos, se explicitaron los diferentes componentes de la Seguridad Social, desde los seguros sociales, los sistemas de previsión universales, la asistencia social (en su mayoría en la órbita del Ministerio de Desarrollo Social), hasta los servicios de previsión privados (AFAPS).

Acerca de los ingresos, se enumeraron las distintas vías de financiación.

Según establece la Constitución de la República, estos ingresos se conforman a partir de cotizaciones patronales y obreras, más y se financia con impuestos específicos que se vuelcan hacia los sistemas de seguridad social y se complementan fomentan con asistencia financiera neta.

En la oportunidad, se explicó a los empresarios que suele ser costoso financiar los sistemas de seguridad social, a través de cotizaciones, aunque nuestra Constitución, así lo impone. Domínguez indicó que la debilidad de un sistema basado encontrapartida de las cotizaciones, es que se traducen como un en impuestos al trabajo, lo que muchas veces resta competitividad a la producción nacional, ya que representan un importante peso en el costo total de los productos.

En cuanto al destino de los aportes, se indicó que todos llegan al Banco, luego, esa bolsa común se distribuye entre prestaciones pasivas y activas.

Algo que quedó pendiente para otro encuentro, según Domínguez, fue la especificación del corte que se produce a partir de la Ley 16.713 del año 1996. Esta normativa define qué parte del aporte se destina para las AFAPS y qué parte queda para el sistema solidario.

Si bien en esta oportunidad no estuvo sobre la mesa, el destino de los aportes dentro del sistema de AFAPS, sí se ahondó en el rumbo que siguen –tanto los aportes patronales como personales- dentro del Banco de Previsión Social.

En la actividad, se explicó también el peso de cada una de las fuentes de financiamiento, allí se indicó que desde el año 1990 al 2007, se produjo una evolución en la composición de las fuentes de financiación donde se pasó de un mayor peso de los aportes patronales y obreros, a la situación en el año 2007, donde los egresos –en gran medida- se aplican a través de aportesaumentan los ingresos a través de impuestos afectados . afectados.

En porcentajes, hacia el año 1990 los aportes patronales y obreros, representaban el 81% de los inegresos en tanto que en el 2007, el 61% de los inegresos, se explican a través de aportes.

Esta transformación se da porque el conjunto de impuestos afectados a la Seguridad Social (IVA, Cofis durante su existencia, Lotería Nacional, etc.), en el año 1990, significaban el 16,2% y en el 2007, el 31%.

Para la Representante del Sector Empresarial ante del Banco de Previsión Social, esto debe ser visto de forma positiva. Agregó que para la política económica general, también se observa como una manera de descomprimir el peso que –en la ecuación de la empresa- tienen los aportes a la Seguridad Social.

Domínguez dijo que no se le puede cargar a los aportes, algunos beneficios que se deben brindar a la sociedad en su conjunto, porque se entiende que representan un bien público. Añadió que no se haría justicia, si sólo las empresas a través de aportes patronales o los trabajadores, a través de sus cotizaciones, financiaran estos beneficios. Es por ello, que se destinan puntos de IVA a estos fines sociales. Todo ciudadano en tanto consumidor, contribuye con las prestaciones a la vejez y las asignaciones familiares, entre otrasos prestaciones servicios sociales.

Otro de los puntos de interés del encuentro, fue el referido a la evasión empresarial, tema que preocupa a los empresarios formales.

SobreEl tema de qué se entiende por evasión no fue materia de discusión en la jornada. Esto se debe a que se puede hablar de evasión total, cuando no se registra aporte alguno o de otro tipo de evasión cuando existe una sub-declaración de cotizaciones o del aporte de un trabajador.

Domínguez dijo que se trató concretamente la evasión en puestos de trabajo. Con la exclusión de la afiliación rural, se demostró que desde el año 2004 a la fecha, se experimentó una merma en esta situación. Entre los años 2004-2005, la baja fue sensible para dar paso a un estado planode meseta. En este sentido, en el período comprendido entre los años 2006 – 2007, se pasó de un 30,3% de evasión en puestos de trabajo, a un 29,48%.

Elvira Domínguez señaló que en el próximo encuentro, que se desarrollará el 31 de marzo, se explicará la Ley 18.395 y la Ley 18.399. Estas normas, de reciente promulgación, tratan de la flexibilización de acceso a las pasividades y las modificaciones al Seguro de Desempleo, tema que más interesa a los empresarios, dijo.

18 de marzo, 2009