Banco Mundial facilitará financiamiento y asegura que hay que «prepararse para lo peor»

En primer lugar, destacó que en la Reunión Anual se presentan «estudios y discusiones» sobre temas específicos que hacen al desarrollo económico, y en este año el foco está puesto en el «Género», donde se diagnostica que «todavía quedan importantes desigualdades en el mundo». Apuntó que se trata de un asunto «ético» pero también «económico», porque «se pierde un potencial importante».

Adelantó que el próximo estudio -que se conocerá en 2012- será sobre el empleo.

Igualmente, confesó que el tema principal de la Reunión Anual y el tópico de conversación «en los pasillos» será «la situación global», y opinó que el gran problema de fondo «es la incertidumbre» y «la confusión» existente.

Explicó que los tembladerales del mundo están en dos epicentros que presentan los mayores riesgos: Estados Unidos y -principalmente- Europa.

En cuanto a la primera economía del globo, evaluó que no muestra indicios de una recuperación acelerada, sino que por el contrario ha observado un enlentecimiento en su ritmo de crecimiento. «Eso significa para la región y para Uruguay, que una economía importante para la demanda mundial va a seguir lenta», estimó. Por su parte, Siegenthaler describió que el viejo continente tiene «una combinación de factores negativos»: bajo crecimiento, alta deuda, elevado déficit, poco margen de maniobra para responder a esa situación, y la falta de una moneda propia en los países periféricos que les permita devaluar y solucionar problemas de competitividad. Además, añadió que los bancos están muy expuestos a las vulnerabilidades de esos países.

Uruguay

El representante del Banco Mundial aseguró que un empeoramiento de la situación europea plantearía «el escenario más negativo», y fundamentó que «lo más importante para países como Uruguay es prepararse para lo peor», aunque ello finalmente no suceda.

Para el experto internacional, «los fundamentos de Uruguay están fuertes», ya que se cuenta con una importante estabilidad macroeconómica: el año 2010 fue el octavo de crecimiento consecutivo, se ha reducido la deuda externa y se ha mejorado la composición de la misma mediante una mayor participación de deuda

en moneda nacional. No obstante, advirtió que se debe reducir aún más la deuda, y achicar su nominación en moneda extranjera, al tiempo que «todavía hay margen para mejorar la política fiscal», particularmente en lo que refiere «a la calidad del gasto público».

«Uruguay no está aislado a estos eventos», sostuvo.

Respecto a posibles impactos a nivel local, estimó que si los bancos europeos con filiales locales tienen problemas en sus casas matrices podría haber «algún efecto», pero interpretó,que no sería de significación ya que «los bancos son bastante independientes».

Por otra parte, evaluó que las autoridades son conscientes de los riesgos, y destacó que fuimos uno de los primeros países en advertir sobre la situación internacional, reconociendo además «lo que se está haciendo con la política fiscal».

Respecto a los puntos sobre los que el Banco Mundial podría ayudar a Uruguay, resaltó el acuerdo alcanzado en la Estrategia de Alianza con Uruguay, firmada el año pasado, y que planifica contribuir al desarrollo del país mediante la mejora de la productividad, la competitividad y en reducir vulnerabilidades. Además, en el documento se estableció que la agenda acordada debía «tener flexibilidad» para adaptarse a «situaciones complicadas» o «cambios en el escenario externo».

En ese sentido, destacó las negociaciones que se están realizando para aumentar el financiamiento disponible.

Recordó que en la Estrategia, se aprobó un crédito por U$S 100 millones de apoyo presupuestario que se otorgó a comienzos de este año (febrero), y estaba previsto aprobar otro préstamo por igual monto en estas fechas. Sin embargo, el gobierno mostró su intención en el mes de julio de aumentar esa línea de financiamiento brindada por el organismo, y por ello se está negociando un «crédito contingente» (que se utilizaría en caso de necesitarse) por U$S 260 millones de dólares.

Siegenthaler explicó que ese crédito está «avanzado» en la negociación con el organismo, que el proyecto posiblemente sea enviado al directorio el 30 de setiembre y sea aprobado a fines de octubre.

Además, las autoridades uruguayas solicitaron al Banco Mundial disponer de otro crédito por U$S 200 millones a futuro, pero Siegenthaler aclaró que las negociaciones están en «una fase menos avanzada».