Bancos cambian su táctica y se enfocan hacia el consumo

Los planes de negocios de los bancos privados en los últimos dos años priorizaron captar dinero a tasas muy bajas en Uruguay, colocarlo a tasas internacionales, y enjugar sus ganancias.

El director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Uruguay, Julio de Brun, comentó a Ultimas Noticias que una de las consecuencias de la crisis mundial actual es una tendencia a la baja de las tasas de interés internacionales, lo que cortará el negocio que se realizaba hasta ahora.

“Lo que estamos viendo es que la estrategia (de los bancos privados en la plaza local) este año estará más apoyada sobre el crédito, y es muy probable que se vea una búsqueda más agresiva de clientes para otorgarles financiamiento”, afirmó De Brun.
Los créditos brutos de los bancos privados al sector no financiero (personas y empresas) mayores a un año, representaron el 38,69% del total de los créditos brutos en 2006, y cayó a 35,92% en 2007.

El gerente de Política Económica y Mercados del Banco Central del Uruguay, Alberto Graña, dijo a Ultimas Noticias que “lo que nosotros creemos es que los bancos (privados) están recibiendo advertencias de sus casas matrices de no aumentar la exposición cambiaria”.

“Así como para un residente (en Uruguay) una exposición alta al riesgo cambiario sería contraer compromisos en moneda extranjera teniendo sus ingresos en moneda nacional, para un banco extranjero (en Uruguay) se da la inversa, es contraer compromisos en pesos”, explicó.

Agregó que “los bancos que operan en Montevideo, entonces, están recibiendo órdenes de un ajuste de previsión de riesgos que se realiza en las casas matrices del norte, ajuste que Uruguay ya adelantó como consecuencia de la crisis de 2002”.

DE DÓLARES A PESOS
“Estamos viendo por balanza de pagos que se ha detenido bastante el flujo de capitales en los últimos meses, y vemos a la gente (residente) pasarse de dólares a pesos, no de forma drástica, sino gradual, pero parece un movimiento racional que llega para persistir”, dijo.

Graña apuntó con cierto orgullo, porque destacaba el trabajo que hizo la Superintendencia de Instituciones de Intermediación Financiera del Banco Central desde las entrañas mismas de la crisis de 2002, que “seguir estas dificultades desde acá es complejo, porque lo que ellos están exigiendo ahora, nosotros ya lo hicimos todo, tenemos toda una nueva normativa sobre riesgos”.

Se manifestó comprensivo de los inversionistas que buscan opciones más seguras en todo el mundo, abrió la pantalla de su computadora, e indicó la forma cómo suben los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

“Nosotros vemos que un inversionista o ahorrista típico (uruguayo) en este momento se estaría asegurando buscando papeles AAA (máxima seguridad de retornos), pero de una forma tranquila, normal; no vemos cambios significativos en la plaza local, sí en las plazas de las casas matrices de los bancos que operan acá, y eso es más difícil seguirlo”, reflexionó.