Bancos competirán fuerte por créditos que les den ganancias.

Préstamos a empresas, para la compra de un auto, la primera o segunda vivienda, o de libre disponibilidad. Estos productos más los que se puedan idear en el año forman parte de la oferta que los bancos utilizarán para incrementar los créditos y así hacer más rentable su negocio.

Algunos hasta prevén que la competencia «será agresiva».

El presidente del Banco República, Fernando Calloia, dijo a El País que el año pasado, mientras que las instituciones privadas contrajeron en crédito, el BROU operó en sentido contrario. Por ello «el crédito en el banco al sector privado en dólares creció 29% frente a la contracción del crédito en la banca privada» lo que derivó en una ampliación del mercado.

«El 2010 es un año totalmente distinto, donde todos los bancos privados van a ser muy agresivos en colocación de crédito al sector privado porque la alternativa que tienen, que es colocarlo en el exterior, es muy poco rentable. La competencia en el crédito a las mejores empresas va a ser muy dura y difícilmente (en el BROU) haya una expansión como la del año pasado», dijo Calloia.

De todas formas auguró que con una economía en desarrollo -el gobierno estima que la expansión en 2010 será de 4%- «vamos a tener un crecimiento como el del mercado en su conjunto, seguramente entre el 15% y el 20%».

La meta de subir dos dígitos también se planteó en el Itaú.

«Las perspectivas son de un aumento importante de la demanda, por lo que esperamos que el banco crezca en dos cifras en su volumen de créditos colocados comparado con 2009», sostuvo el subgerente general, Carlos Ham.

Al igual que Calloia, Ham prevé una «fuerte competencia en función de la alta liquidez con que cuenta el sistema».

Dentro del Itaú se considera que el crecimiento del crédito estará liderado por el sector agroindustrial y por préstamos para infraestructura.

«Cuando vamos al mercado de individuos, esperamos un aumento de la demanda de préstamos hipotecarios y de créditos para el consumo (tanto en efectivo como financiación a través de tarjetas de crédito)», puntualizó Ham.

El gerente de servicios financieros personales del HSBC, José Luis Peláez, dijo que dentro del banco se planteó «aprovechar la buena coyuntura» para «profundizar la oferta que tenemos» de préstamos tomando en cuenta que «si se suma la baja rentabilidad de lo que los dólares pagan a los bancos afuera, más que Uruguay pasó la crisis sin problemas y que se prevé crecimiento, la demanda de crédito va a crecer».

Dentro del Banco Comercial si bien «la vocación de creer en crédito siempre está, no vamos a presionar sobre el crédito porque eso puede traducirse en malas decisiones y también tenemos que cuidar el riesgo», dijo el subgerente general, Horacio Correge.

Aún así, la meta de 2010 dentro del Comercial es crecer 20% en los negocios tanto con aumento de ese volumen en créditos al consumo, pymes, corporativos y tarjetas.

El banco hoy cuenta con una cartera de US$ 635 millones de los cuales el 50% corresponde a banca corporativa y el otro 50% a pymes y consumo y según Correge la idea es «crecer respetando la participación».

Santander para este año tiene una proyección «optimista» sobre el crecimiento de la demanda de crédito para el sistema, en todos los sectores de actividad. Sin embargo no ven que se repita el crecimiento que vieron en 2008.

El director comercial, Rafael Oteíza, afirmó que «sin duda que la estabilidad de los mercados va a motivar a las personas a tomar endeudamiento, tanto a nivel de créditos de consumo (ya se esta viendo a nivel del mercado de las tarjetas de crédito), como a tomar operaciones de largo plazo, con destino compra de viviendas».

Agregó que a nivel de empresas se prevé «un incremento en la necesidad de financiamiento de capital de trabajo, y existen proyectos de inversión muy interesantes que se llevarán a cabo en 2010 y 2011».