Bancos cuestionan el manejo de las tasas

El manejo de tasas de interés y el aumento de los encajes bancarios por parte del Banco Central (BCU) con el objetivo de controlar la inflación, no tuvieron el efecto deseado sobre la economía, dijo ayer el secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados, Julio de Brun, durante una conferencia organizada por la consultora KPMG.
El ex presidente del BCU argumentó que las restricciones que impone a los bancos la autoridad monetaria son neutralizadas por el crecimiento de la cantidad de dinero en circulación y la facilidad que otorga al sistema financiero para aumentar su liquidez.

Política ineficiente. La aplicación de una política monetaria contractiva basada en el sistema financiero –ya sea un aumento de la tasa de interés de referencia o un incremento de los encajes bancarios–, busca limitar el acceso de los bancos al dinero y a través de ellos, de los particulares.

Un encarecimiento del crédito pone freno a la demanda de bienes y ayuda a frenar el crecimiento de los precios.

Sin embargo, De Brun sostuvo que la estructura del sistema financiero local impide que las tasas que fija el BCU se transfieran a la banca privada.

“Las tasas de interés en pesos ni se enteraron de la política monetaria”, ironizó.

Al analizar los intereses que cobran los bancos locales a las grandes empresas en relación con las variaciones en las tasas de referencia del BCU (ver gráfico), De Brun concluyó que “las condiciones de política monetaria son las mismas que a mediados de 2007”, con tasas que superan levemente el 10% anual.

Depósitos a la vista. Según el ex presidente del BCU, la facilidad con la que las instituciones financieras pueden acudir a la autoridad monetaria para solicitar dinero, lleva a que los bancos carezcan de incentivos para premiar los depósitos a plazo con tasas más altas.

Los depósitos a la vista representaron en julio 44% del total de colocaciones en los bancos privados, un guarismo que creció cuatro puntos porcentuales en los últimos 12 meses.