Basura: comerciantes deberán hacerse cargo.

La División Limpieza y la Inspección General de la IMM coordinarán los controles ante los contenedores desbordados por residuos generados por la actividad comercial, en tanto el uso previsto para los recipientes es la recepción de basura familiar. «Con Inspección General se van a reforzar los controles a los efectos de que los comercios tengan contratados los servicios especiales como corresponde», aseveró el director de Limpieza de la IMM, Eduardo Pereyra, a Ultimas Noticias.

La situación de los contenedores desbordados con residuos comerciales irrumpió durante las últimas semanas, en momentos en los que la comuna capitalina se apronta para la instalación de los «contenedores naranjas» para residuos reutilizables. Pereyra recordó que se mantienen vigentes los acuerdos y coordinaciones con la Policía y Bomberos respecto de la vigilancia de los contenedores ante posibles actos vandálicos e intentos de incendios.

El jerarca municipal indicó que los convenios mantienen la posibilidad de detener y conducir ante el juez a quienes destrocen los contenedores.

PIQUETE

En este contexto, la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus) realizó ayer una medida de corte de calle en Felipe Cardoso, al tiempo que distribuyó más de 1.400 volantes por el barrio. Pereyra destacó que la IMM respeta la medida, acotando que no afectó ninguno de los servicios municipales, aunque discrepa con los puntos de la gremial.

En cuanto al reclamo de un subsidio para los recicladores ante la caída de materia que recogen, salario a financiarse con la aplicación de la Tasa de Envase, el director sostuvo que «está fuera de la competencia y de las posibilidades municipales». «No estamos considerando nada; respetamos lo que se diga y nada más», sentenció. También advirtió Pereyra que la licitación de la Usina 5 es para la mejor disposición final de los residuos, sin tratarse de una privatización como manifestó Ucrus.

En referencia a propuestas que la organización reivindica como alternativas a la licitación, el jerarca aseveró que no hay planteos concretos y que «la disposición final es competencia inherente del gobierno departamental y no es materia negociable».

La Ucrus definió como vocero al delegado Raúl, quien destacó que la medida fue «positiva» porque permitió hacer pública la situación que atraviesan. El delegado afirmó que la medida recibió muestras de solidaridad de los vecinos, transeúntes y camioneros, así como logró hacer circular 1.400 volantes con las reivindicaciones.

El vocero indicó que se reclama el subsidio porque la caída de las exportaciones y de los precios internacionales del petróleo hacen disminuir la cantidad de material reciclable a recuperar, así como también los precios que se les paga a los recicladores.