Batlle se reúne con Lula por energía y comercio

El presidente Jorge Batlle se reunirá hoy en San Pablo con su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, con quien discutirá temas comerciales y energéticos, en particular la construcción de una línea de alta tensión desde Brasil hasta Salto Grande para abastecer a Uruguay y Argentina.

Esta idea ya estaba en el maletín de Batlle cuando viajó a la cumbre de América Latina, el Caribe y Unión Europea (UE) a fines de mayo en Guadalajara, y ahora vuelve a plantearse en el marco de la estrategia del gobierno de buscar soluciones de más largo plazo a la situación energética uruguaya.

El proyecto es construir una línea de alta tensión con un costo de US$ 80 millones que conectaría las centrales eléctricas de Garabí y Salto Grande. La idea de Batlle es que los costos y los beneficios de la obra se compartan entre .Uruguay y Argentina.

En el encuentro de hoy con Lula también estarán sobre la mesa las relaciones comerciales entre los dos países y las negociaciones del Mercosur con bloques como la UE y el ALCA.

La reunión de Batlle con Lula se dará aprovechando el viaje del mandatario uruguayo a Brasil para participar en la XI Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

El mandatario uruguayo participará de la sesión inaugural de la Unctad, donde disertará el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan.

Batlle luego tomará parte de una mesa redonda entre los jefes de Estado y de Gobierno y el secretario general de la ONU.

A la hora 15:00 Batlle realizará ante la Unctad una presentación sobre Uruguay, tras lo cual tendrá lugar el encuentro con Lula.

COMERCIO Y DESARROLLO. En las reuniones de la Unctad, países ricos y
pobres discutirán las perspectivas del comercio como motor del desarrollo, con las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) como telón de Ando.
Ministros y delegados de 192 países participarán en las reuniones, que se prolongarán hasta el viernes, y a las que asistirán como invitados al menos media docena de jefes de Estado o de Gobierno.

«Nuestra expectativa es contribuir tanto para el reinicio de las negociaciones en la OMC como para reducir las barreras que impiden el comercio y el desarrollo», dijo el secretario general de la Unctad, Rubens Ricúpero.

Dijo que existe una «contradicción» entre el mundo real del comercio y el de las negociaciones, pues mientras el primero crece año tras año, la Ronda de Doha de la OMC está atascada desde el fracaso de la reunión de Cancún, y otras iniciativas, como el ALCA, también afrontan dificultades.

«El comercio mundial crecerá este año 8,6% y para 2005 se espera una expansión de 10,2%, mientras que las negociaciones comerciales no andan», reflexionó.

Por eso, entre los objetivos de la XI Unctad figura la formulación de políticas que ayuden a los países en desarrollo a integrarse de manera equitativa en la economía mundial por medio del comercio, pero también contribuir a la liberalización mundial del intercambio de bienes y servicios. (Con información de Reuters y AFP)»